Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Investigación del grupo Ecología del Fuego de la Universidad de Santiago

Los ecosistemas forestales gallegos serán de vegetación empobrecida con el cambio climático

Con el cambio climático, los ecosistemas forestales gallegos serán de vegetación empobrecida y poco estructurada. El dato lo recoge la investigación del grupo Ecología del Fuego que dirige la profesora de la USC Mercedes Casal quien además apunta que las zonas se regenerarán con lentitud tras los incendios, dejando el suelo desprotegido durante mucho tiempo y dando lugar a una mayor vulnerabilidad de erosión.

El grupo de investigación Ecología del Fuego. Foto: USC.

En el estudio colaboran los profesores de la Facultad de Biología Margarita Basanta, Ana Muñoz, Juan García y Rebeca Álvarez, junto con los de la Escuela Politécnica Superior Otilia Reyes, Elvira Díaz y Teresa Cornide.

El proyecto se está realizando en 50 ecosistemas forestales de Galicia, situados en ocho lugares climáticamente diferentes y caracterizados por una alta recurrencia de incendios. Se persigue relacionar los efectos de los fuegos forestales sobre la vegetación teniendo en cuenta la ecología del paisaje y, de manera especial, el cambio climático.

Investigación sobre regeneración de las plantas

Al mismo tiempo, parte del equipo trabaja en otra investigación que completa a la anterior. Estudia la capacidad de regeneración de las poblaciones vegetales tras un incendio. En la actualidad, están haciendo un muestreo de 150 ecosistemas forestales, la mayoría incendiados, de los que tienen información sobre los hábitos regenerativos completos de 37 especies forestales. Esto permitió establecer cuatro categorías de plantas que, a su vez, se dividen en tres intensidades de rebrote.

Mercedes Casal destaca la importancia de diferenciar las distintas velocidades para renacer de las plantas tras un fuego, calidades que, hasta el momento, “no están lo suficientemente estudiadas en la vegetación atlántica”. El grupo amplía el análisis con el estudio exhaustivo de otras 33 especies forestales de Galicia.

Material educativo

Por otra parte, otros investigadores del grupo dirigidos por la profesora Otilia Reyes están trabajando en la elaboración de material educativo para escolares e informativo para técnicos en gestión forestal sobre los cambios en los ecosistemas tras los fuegos, diferencias ambientales y respuestas.

Con el fin de concienciar a los más nuevos acerca de los peligros medioambientales que suponen los incendios, el material lo diseñarán profesionales con una sólida formación docente y en divulgación ecológica. Se elaborarán después de una investigación sobre los cambios temporales que ocurren en la estructura de diferentes comunidades vegetales incendiadas y las opciones de recuperación de sus principales especies.

Fuente: USC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.