Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los jóvenes con familias más cohesionadas consumen menos drogas

Expertos de la Universidad de Sevilla han realizado un seguimiento longitudinal a jóvenes de 13, 15, 17 y 21 años de la provincia de Sevilla que pone de manifiesto que los adolescentes con madres más afectuosas tienden a consumir menos alcohol, tabaco y cannabis que aquellos que tienen una relación más fría o distante con su progenitora. El arraigo familiar es un factor clave que influye en el consumo de drogas durante la adolescencia y juventud.

Los investigadores de la Universidad de Sevilla Águeda Parra, Alfredo Oliva e Inmaculada Sánchez. / US

Un grupo de expertos de las Facultades de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla (US) ha llevado a cabo una investigación longitudinal a lo largo de diez años en los que han entrevistado a 90 estudiantes de la provincia de Sevilla cuando tenían 13, 15, 17 y 21 años. El objetivo de este trabajo ha sido estudiar la evolución de estos adolescentes, de entornos rurales y urbanos y de distintos niveles socioeconómicos, hasta llegar a la adultez emergente.

Entre sus conclusiones los expertos destacan que las relaciones con sus padres son “muy importantes” para los hijos en esta edad y que el consumo de drogas aumenta más en las familias menos cohesionadas.

Para este trabajo los expertos han aplicado una nueva técnica de análisis estadístico multinivel que aumenta la fiabilidad de los resultados.

En España, para tener un buen desarrollo los jóvenes no necesitan distanciarse emocionalmente de sus padres y madres, como sí ocurre en EEUU o países anglosajones

“Hemos observado que en España, para tener un buen desarrollo los jóvenes no necesitan distanciarse emocionalmente de sus padres y madres cosa que sí ocurre en otros lugares del mundo como EEUU o países anglosajones donde la autonomía emocional es más necesaria”, afirman las profesoras de la Universidad de Sevilla Águeda Parra e Inmaculada Sánchez.

En líneas generales, "la relación con la familia durante esta etapa es positiva, sin grandes conflictos y con un nivel razonable de comunicación con los padres que mejora conforme los jóvenes se van haciendo mayores", señala Parra.

¿Qué ocurre con este grupo de población de entre 18 y 30 años en España?

Estas investigadoras del Grupo de Investigación Procesos de Desarrollo y Educación en Contextos Familiares y Escolares de la US, que coordina el profesor Alfredo Oliva, trabajan en una nueva línea de investigación con la que quieren completar este estudio centrándose en lo que Jeffrey Jensen Arnett, profesor de psicología de la Universidad Clarck en Worcester, denomina ‘adultez emergente’.

A esta cuestión quiere dar respuesta el proyecto Transición a la Adultez en España (TAE) que lleva a cabo un equipo de seis investigadores de las Universidades de Sevilla y del País Vasco (UPV/EHU) con el asesoramiento del profesor Arnett.

Tanto la adultez como la adolescencia no está determinada por una edad concreta sino que depende directamente del contexto socioeconómico y cultural de cada país

TAE persigue describir cómo son estos jóvenes, determinar qué factores de riesgo y de protección poseen, y elaborar un documento que sirva de guía de orientación para mejorar su desarrollo individual, sus relaciones personales y familiares y promover jóvenes socialmente más competentes. Para ello, se ha recogido un total de 1.400 testimonios de estudiantes de la Universidad de Sevilla y de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

“Es una etapa poco estudiada desde el punto de vista científico pero de gran trascendencia porque supone la antesala del mundo adulto, y en ella los y las jóvenes irán adquiriendo responsabilidades y tomando decisiones que condicionarán en gran parte su futuro”, defiende la profesora Sánchez, quién además se plantea si hoy día los alumnos universitarios son de verdad adultos más allá de ser mayores de edad ante la ley.

Como señalan los expertos, tanto la adultez como la adolescencia no está determinada por una edad concreta sino que depende directamente del contexto socioeconómico y cultural de cada país, esto conlleva que en los países desarrollados cada vez se atrase más la entrada en el mundo adulto con las responsabilidades y compromisos que ello conlleva.

Referencias bibliográficas:

Sánchez-Queija, I, Oliva, A, Parra, A, Camacho, C (2015, publicación on-line). Longitudinal Analysis of the Role of Family Functioning in Substance Use. Journal of Child and Family Studies. DOI 10.1007/s10826-015-0212-9

Parra, A., Oliva, A. y Reina, M.C. (en prensa). Family relationships from adolescence to emerging adulthood: A longitudinal study. Journal of Family Issues.

Parra, A., Oliva, A., y Sánchez-Queija (2015). Development of emocional autonomy from adolescence to young adulthood in Spain. Journal of Adolescence, 38, 57-67.

Fuente: Universidad de Sevilla
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Miranda Lubbers, doctora en Ciencias Sociales en la UAB
“En la pandemia hemos sentido que las redes personales son cruciales para el bienestar, pero tienen su lado oscuro”

La investigación de Miranda Lubbers analiza el papel que tienen las relaciones sociales en la exclusión y la segregación de las personas. Esta holandesa, que trabaja en Barcelona, ha obtenido una financiación europea de 2,5 millones de euros para su proyecto, cuyo objetivo es desarrollar una nueva metodología capaz de medir la cohesión social en cinco países europeos.

ANÁLISIS
Estudios sociales: la brújula que nos guiará hasta el final de la pandemia

El 83 % de los españoles confía en la vacunación de la covid-19. Para mantener esa actitud, es preciso integrar el conocimiento de las ciencias sociales en el diseño de las medidas sanitarias y en su comunicación transparente y eficaz.