Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Lunas heladas de Júpiter, próxima gran misión de la ciencia europea

Europa, Ganimedes y Calisto. El estudio de estas tres lunas de Júpiter y su capacidad para albergar vida son el objetivo de la próxima gran misión científica de la Agencia Espacial Europea (ESA). El explorador JUICE llevará a cabo la misión a partir de 2022.

Ilustración de JUICE, el ‘explorador de las lunas de hielo de Júpiter'. Imagen: ESA/AOES.

La ESA ha anunciado esta semana que su próxima gran misión científica tendrá como objetivo el estudio de las lunas heladas de Júpiter. El ‘explorador de las lunas de hielo de Júpiter (JUICE, por sus siglas en inglés) se lanzará en el año 2022 a bordo de un Ariane 5.

La nave partirá desde el Puerto Espacial Europeo en la Guayana Francesa, y llegará a Júpiter en el año 2030, donde permanecerá un mínimo de tres años realizando observaciones en el sistema Joviano.

La diversidad de las lunas Galileanas de Jupiter– del fuerte vulcanismo de Ío a la superficie helada de Europa, pasando por Ganimedes y Calisto, de roca y hielo – convierten a este sistema en un pequeño sistema solar en miniatura.

Los científicos piensan que podría haber océanos bajo la superficie de Europa, Ganimedes y Calisto, por lo que JUICE estudiará la capacidad de estas tres lunas para albergar vida, tratando dos de los temas principales del programa Cosmic Vision 2015-2025 de la ESA: cuáles son las condiciones para la formación de los planetas y la aparición de vida, y cómo funciona el sistema solar.

JUICE observará de forma continua la atmósfera y la magnetosfera de Júpiter, y estudiará la interacción con sus lunas. La sonda visitará Calisto, el cuerpo con más cráteres del Sistema Solar, y sobrevolará dos veces la luna Europa, midiendo por primera vez el espesor de la capa de hielo que la cubre, y analizando posibles lugares para el aterrizaje de futuras misiones de exploración in situ.

Después, JUICE entrará en órbita a Ganimedes en el año 2032, donde estudiará el hielo de su superficie, la estructura interna de la luna, y en particular, su océano subterráneo. Esta luna es la única del sistema solar con campo magnético propio, por lo que se analizará cómo interactúa este campo y el plasma con la magnetosfera del gigante gaseoso.

“Júpiter es el arquetipo de los planetas gigantes de nuestro sistema solar, y de gran parte de los planetas gigantes que se encuentran en órbita a otras estrellas”, explica Álvaro Giménez, Director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA. “JUICE nos ayudará a comprender mejor cómo se formaron los gigantes gaseosos y sus lunas, además de su capacidad para albergar vida”.

JUICE ha sido seleccionado frente a otros dos candidatos: NGO, el Nuevo Observatorio de Ondas Gravitatorias, y ATHENA, el Telescopio Avanzado para la Astrofísica de Alta Energía. La misión elegida se convierte en la primera de clase-L (del inglés Large, las de mayor tamaño) del programa Cosmic Vision.

Fuente: ESA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una explicación a la dificultad de encontrar huellas de vida en las arcillas marcianas

Los minerales arcillosos descubiertos en el cráter Gale de Marte por el rover Curiosity son capaces de preservar compuestos orgánicos durante largos periodos de tiempo. Ahora científicos del Centro de Astrobiología han comprobado en cámaras de simulación que una breve exposición a fluidos ácidos complicaría enormemente la preservación de estos compuestos, algo a tener en cuenta en la búsqueda de vida en el planeta rojo.

Alt de la imagen
¿Biomarcadores en Venus? Cuando el polvo comienza a asentarse
David Barrado

El descubrimiento de fosfano en las nubes de Venus ha disparado las especulaciones sobre su posible origen biológico, pero se necesitan más observaciones para confirmar el hallazgo y conocer su verdadera fuente. Las posibles misiones que se planean al planeta vecino, como EnVision de la Agencia Espacial Europea y DAVINCI+ de la NASA, pueden ayudar a encontrar la respuesta.