Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Navarra cuenta con el mayor porcentaje de superficie arbolada certificada de España

El 64% de la madera aprovechada en los bosques navarros cuenta con la certificación PEFC, que garantiza su gestión sostenible. La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Begoña Sanzberro Iturriria, ha participado hoy en la Jornada Técnica sobre Certificación Regional y Planificación, que se ha celebrado en el Señorío de Bertiz. A este encuentro, organizado por PEFC España, han acudido representantes de la gestión forestal de doce comunidades autónomas, con la finalidad de valorar la necesidad de la certificación forestal; analizar la situación de España; y buscar instrumentos de planificación que permitan certificar los montes a mayor escala.

Bertiz ha sido el escenario de la jornada nacional sobre certificación forestal.

En su intervención, la consejera Sanzberro ha destacado que Navarra se sitúa a la cabeza de España en ordenación y certificación forestal. En concreto, la práctica totalidad de los montes productivos de titularidad pública de Navarra se encuentran ya ordenados y, a nivel de certificación, el 27,32% de los bosques (136.384 hectáreas) se gestionan bajo el sistema PEFC, que garantiza su sostenibilidad.

Navarra, líder en sistemas de certificación forestal

La certificación PEFC exige que la gestión forestal se lleve a cabo de forma planificada, ordenada y técnica. Una adecuada gestión sostenible es el elemento básico para asegurar la persistencia de los bosques y la optimización de sus funciones a largo plazo. En ese sentido, Begoña Sanzberro ha recordado que “la ordenación de montes es la base para la certificación forestal y el motivo por el que Navarra se sitúa a la cabeza en esta materia”.

Las primeras certificaciones forestales de Navarra se consiguieron en el año 2005, gracias a un proyecto piloto en la Sierra de Urbasa y el monte Aralar, que permitió acreditar sus bosques con los sistemas PEFC y FSC. En 2006 la Mesa de la Madera, foro de debate y encuentro de los principales actores del sector forestal en Navarra, estableció entre sus prioridades el impulso a la certificación forestal entre propietarios e industria y definió el sistema PEFC como el que mejor se adaptaba a la realidad de la Comunidad Foral.

La superficie total certificada asciende a 136.384 hectáreas entre las que están incluidos 127 Montes de Utilidad Pública y 7 Montes no catalogados. Los montes certificados se encuentran, principalmente, en la mitad norte de la Comunidad Foral puesto que se trata de los que tienen mayor interés desde el punto de vista de la producción de madera.

Esta superficie certificada supone el 27,32% de los bosques de Navarra, lo que sitúa a la Comunidad Foral por encima de la media española (6,99%) y por delante de comunidades como La Rioja (27,30%), Castilla y León (14,93%) y País Vasco (13,35%).

Fuente: Gobierno de Navarra
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Alt de la imagen
Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.