Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nueva maquinaria para el secado de piñas autóctonas de Castilla y León

La empresa vallisoletana Inimax ha desarrollado maquinaria para el secado de piñas autóctonas de Castilla y León. No existe ningún desarrollo parecido en el mundo y es fruto de un importante trabajo de investigación inédito sobre cuál es “la velocidad y la temperatura de secado óptima para extraer el piñón de cara a plantarlo después, para lo que hay que mantenerlo vivo”, aseguran Raúl Zapico y Daniel Díez, directores técnico y comercial de la empresa.

Piñones. Imagen: DICYT.

El desarrollo tiene su origen en la necesidad de uno de sus clientes, en este caso el Vivero Forestal de la Junta de Castilla y León, que deseaba incrementar su producción pero contaba con unas estaciones de secado antiguas. “Extrajimos los datos de este secadero, en Quintanar de la Sierra (Burgos), y partiendo un poco de lo que se hacía allí se hicieron los ensayos, se capturó toda la información de secado, se extrapoló y se hizo una curva con su fórmula”, detallan.

Uno de los problemas que surgieron radicó en que en esas instalaciones sólo se secaba una especie y que la empresa necesitaba saber cómo secar unas cuantas más, en concreto seis especies distintas de toda la comunidad. “En esa única especie que se hacía tradicionalmente tenían mucha experiencia y, de manera manual, sabían qué hacer, pero en las otras especies se intentó extrapolar y se obtuvieron unos índices de germinación bajísimos, por lo que se determinó que el secado de todas las piñas no es igual”, precisan.

Así, iniciaron un trabajo de investigación para obtener curvas de secado en función de cada especie. Como recuerdan, “no existía nada parecido, a la hora de empezar el trabajo incluso investigamos si el proceso de secado de una piña era parecido a la curva de secado de la madera, pero no fue así y hubo que realizar ensayos”, concluyen lo investigadores, quienes finalmente extrajeron curvas distintas para cada especie.

Sistema de control

Estas curvas se incorporaron al sistema de control que determina, de forma automática mediante un robot programable y un software, cómo tiene que ser el proceso en función de unos datos de entrada, sobre todo de la humedad de las piñas. A través de esta información el sistema se ubica en las curvas obtenidas y se lleva a cabo de forma automática, guiando en todo momento al operario de la instalación sobre el momento en el que tiene que sacar la piña “para que desde el punto de vista energético fuese lo más eficiente posible y, desde el punto de vista del producto terminado, con la máxima calidad posible”.

El objetivo final, según los expertos, es que el encargado de la instalación observe un lote con una determinada humedad y el sistema le indique cuánto tiempo debe estar en las torres de secado. “Si te pasas mucho gastas más energía de la necesaria y hay piñas que no se van a abrir, e incluso puedes llegar a quemar el piñón”, señalan. Además de incrementar la producción, el objetivo era aumentar también el porcentaje de germinación, que al final fue cercano al 99%.

Fuente: DICYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descubren cómo se forman los estigmas de las flores

Un grupo de investigadoras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha descubierto el mecanismo genético por el cual se forma este órgano, esencial para el éxito reproductivo de las plantas con flores. El hallazgo podría favorecer el proceso de fertilización en cultivos, paliando la creciente falta de polinizadores naturales.

La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.