Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nueva técnica para predecir el éxito de la inducción al parto

Investigadores españoles han desarrollado una nueva técnica que ayuda a predecir el éxito de la inducción al parto durante las primeras horas. Su avance ha sido distinguido con el Premio Jack Perkins, que reconoce anualmente el mejor trabajo publicado en Medical Engineering & Physics.

Equipo de expertos que ha desarrollado la nueva técnica. / UPV

Un equipo conjunto de la Universitat Politècnica de València (UPV) y el Hospital Universitari i Politècnic La Fe ha creado una nueva técnica para predecir el éxito de la inducción al parto durante las primeras horas del mismo. Su avance ha sido distinguido con el Premio Jack Perkins, que reconoce anualmente al mejor trabajo publicado en la revista Medical Engineering & Physics.

La inducción del trabajo de parto es una rutina obstétrica frecuente y se realiza en un número de casos cada vez mayor. Puede durar muchas horas, concretamente desde 17 hasta más de 36 horas en algunas ocasiones. Además, es una práctica que no garantiza el parto vaginal. De hecho, casi el 20 % de todos los casos de inducción del parto terminan en cesáreas.

Este nuevo sistema de ayuda al diagnóstico del éxito de inducción tiene tasas de acierto superiores al 90 %, mejorando las de indicadores clásicos que son del orden del 75 %

“Predecir el éxito de la inducción es un aspecto clave para mejorar el bienestar materno y fetal y reducir también los costes de atención médica”, destaca Gema Prats Boluda, del Centro de Investigación e Innovación en Bioingeniería (CI2B) de la UPV.

Actualmente, según explica Carlos Benalcázar –también del CI2B–, el método más común para predecir el éxito se basa en la evaluación del cuello uterino por el puntaje de Bishop, aunque este método es subjetivo y poco fiable.

La propuesta de los investigadores consiste en realizar un seguimiento de la actividad uterina durante las primeras cuatro horas del proceso de inducción mediante la técnica que han desarrollado. Gracias a ella, es posible registrar la actividad bioeléctrica del músculo (similar a la electrocardiografía), colocando unos parches adhesivos (electrodos) sobre el abdomen materno.

“Las características de dicha actividad han permitido, por un lado, observar las diferencias entre las respuestas a los dos tipos de fármacos utilizados más habitualmente en la inducción del parto. Vimos que el misosprostol genera una respuesta más rápida que la dinoprosotona. Por otro lado, se observó que las mujeres cuya inducción fue exitosa presentaron una respuesta al fármaco significativamente distinta de aquellas que acabaron horas después en cesárea”, explica Yiyao Ye Lin, del CI2B.

Tasas de acierto superiores al 90 %

Basándose en esta técnica, el equipo de la UPV y el Hospital La Fe ha desarrollado un sistema automático de ayuda al diagnóstico del éxito de inducción con tasas de acierto superiores al 90 %, mejorando las tasas con indicadores obstétricos clásicos que son del orden del 75 %.

Casi el 20 % de todos los casos de inducción del parto terminan en cesáreas

“Todo ello puede tener una gran relevancia en las decisiones de gestión del parto y ayudaría a especialistas en obstetricia a evitar o reducir inducciones innecesariamente largas, disminuir el riesgo y el sufrimiento materno-fetal, y reducir los costes de hospitalización”, destaca Alfredo Perales, director del Área Clínica de la Mujer y jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital La Fe.

El equipo está haciendo avances significativos en otras situaciones como la predicción del parto prematuro, la hemorragia posparto, la distocia o la mejora de los sistemas de monitorización materno-fetal.

“Estos resultados evidencian la sinergia obtenida del trabajo conjunto de personal clínico con personal de perfil más técnico y cómo las acciones encaminadas a fomentar esta colaboración redundan en una mejora del sistema sanitario y en beneficios para los pacientes”, apunta Javier García Casado del CI2B.

Referencias bibliográficas:

Benalcazar Parra, Carlos; Ye Lin, Yiyao; Garcia-Casado, Javier; Monfort-Orti, Rogelio; Alberola-Rubio, Jose; Perales, Alfredo; Prats-Boluda, Gema. Electrohysterographic characterization of the uterine myoelectrical response to labor induction drugs. Medical Engineering & Physics. DOI: 10.1016/j.medengphy.2018.04.002

Carlos Benalcazar-Parra, Yiyao Ye-Lin, Javier Garcia-Casado, Rogelio Monfort-Ortiz, Jose Alberola-Rubio, Alfredo Perales, and Gema Prats-Boluda. Prediction of Labor Induction Success from the Uterine Electrohysterogram. Journal of sensors. DOI: 10.1155/2019/6916251

Fuente:
UPV
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un prototipo fotónico para ayudar a pacientes con COVID-19
SINC

Algunos parámetros sanguíneos se pueden medir de forma no invasiva con luz infrarroja. Aplicando esa propiedad, investigadores del instituto ICFO han desarrollado un biomarcador de la salud endotelial y microvascular destinado a personas ingresadas en la UCI por el coronavirus. El dispositivo se ha comenzado a probar en el antebrazo de pacientes del Hospital Parc Taulí y otros centros sanitarios de España y América.

Nuevo test para COVID-19 con biochips usados en la búsqueda de vida en Marte

La tecnología de biochips que el Centro de Astrobiología lleva años desarrollando para la detección de vida en otros planetas se ha aplicado ahora en un ensayo serológico para detectar la COVID-19 a través de anticuerpos. En el proyecto colaboran otros centros de investigación españoles y el Hospital Central de la Defensa.