Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nueva terapia para la regeneración del hueso

Investigadores españoles han desarrollado una estrategia basada en biomateriales y proteínas terapéuticas para conseguir regenerar los huesos. Los resultados, publicados en Drug Delivery, han sido probados en modelos experimentales con el fin de potenciar la respuesta reparadora de la proteína morfogenética ósea 2 y aumentar la tasa de mineralización ósea.

José Antonio Rodríguez (tercero por la derecha) con investigadores del Programa de Enfermedades Cardiovasculares del CIMA que han participado en el trabajo. / Manuel Castells

Científicos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra y del Centro de Investigación Biomédica de Canarias, adscrito a la Universidad de La Laguna, han desarrollado una nueva estrategia basada en biomateriales y proteínas terapéuticas que regenera el hueso para casos con grandes pérdidas de masa ósea.

La proteína BMP2 recombinante humana es capaz de estimular la producción de hueso; actualmente se utiliza en cirugía ortopédica y traumatología en EE UU

El trabajo demuestra que la metaloproteinasa 10 (MMP10) acelera la regeneración del hueso en modelos experimentales, al potenciar la respuesta reparadora de la proteína morfogenética ósea 2 (BMP-2) y aumentar la tasa de mineralización ósea. Los resultados se han publicado en Drug Delivery.

La proteína BMP2 recombinante humana es capaz de estimular la producción de hueso, de modo que actualmente se utiliza en cirugía ortopédica y traumatología en Estados Unidos. Además, también se usa en el campo de la cirugía oral y la odontología, para la reparación de defectos óseos y como tratamiento previo a la colocación de implantes dentales.

“Sin embargo, sus posibles efectos secundarios restringen su aplicación a defectos muy concretos. Por ello, el diseño de nuevos sistemas bioactivos que potencien su efecto osteogénico y disminuyan las dosis requeridas permitiría un uso más racional y seguro de esta proteína”, explica José Antonio Rodríguez, investigador del Programa de Enfermedades Cardiovasculares del CIMA y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red Cardiovascular (CIBERCV).

Rodríguez es coordinador del trabajo, junto con Carmen Évora y Araceli Delgado, del Laboratorio de Tecnología Farmacéutica de la Universidad de La Laguna.

Según los investigadores del trabajo, la propuesta de la administración conjunta de BMP-2 y MMP10 puede constituir una estrategia con aplicación clínica, particularmente eficaz para la regeneración y reparación de defectos óseos.

Referencia bilbiográfica:

Drug Deliv 2018 Vol 25(1):750-756. doi: 10.1080/10717544.2018.1446473

Fuente: CIMA de la Universidad de Navarra
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Desarrollado un organoide que reproduce el corazón embrionario

Científicos de Suiza han utilizado organoides –órganos en miniatura cultivados en el laboratorio– para reproducir las primeras etapas del desarrollo del corazón. Este modelo pionero, publicado en Cell Stem Cell, podría usarse en el futuro para detectar los factores que intervienen en las enfermedades cardíacas congénitas.

Cómo se produce el síndrome congénito de microcefalia que genera el zika

Un enzima del virus del Zika interacciona con varias proteínas localizadas en la base del cilio primario –presente en la membrana plasmática de la mayoría de las células de mamífero–, lo que causa la generación prematura de neuronas. Según un nuevo estudio publicado en Cell Stem Cell por investigadores españoles, esto provoca la parada del crecimiento del cerebro durante el desarrollo fetal.