Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevos sensores para luchar contra las bacterias en entornos muy húmedos

Ingenieros de la Universidad Pública de Navarra han diseñado unos sensores de humedad con propiedades antibacterianas. Se pueden aplicar para combatir la proliferación de microorganismos en entornos de muy alta humedad, como hospitales e industrias alimentarias.

Los nuevos sensores de humedad con propiedades antibacterianas pueden ayudar a combatir la proliferación de microorganismos en entornos como hospitales. / Sinc

El ingeniero de Telecomunicación Aitor Urrutia Azcona ha diseñado unos sensores de humedad con propiedades antibacterianas que permiten combatir la proliferación de microorganismos en entornos de muy alta humedad, como industrias alimentarias, farmacéuticas y hospitales, entre otras instalaciones.

Estos dispositivos, que combinan la nanotecnología y la fibra óptica, forman parte de su tesis doctoral, leída en la Universidad Pública de Navarra (UPNA), y los detalles también los publica, junto a otros autores, en la revista Nanoscale Research Letters.

Los sensores combinan los últimos avances en nanotecnología y fibra óptica

“La humedad es una de las magnitudes más controladas y monitorizadas hoy en día, debido a su gran importancia en numerosos procesos industriales o en áreas como el control de alimentos, la calidad del aire, la biomedicina o la química –explica Aitor Urrutia, natural de Auritz/Burguete, pero afincado en Pamplona–. Sin embargo, sigue existiendo una problemática en su medida y control en situaciones específicas, como son los entornos de muy alta humedad”.

La proliferación de bacterias en dichos entornos de muy alta humedad es frecuente, lo que provoca la formación de biopelículas o 'biofilms', que son ecosistemas conformados por esos microoganismos adheridos a una superficie. Esto origina el problema llamado biofouling, que causa “el deterioro de muchos materiales y dispositivos, que afectan a sus prestaciones y reducen sus tiempos de vida”. “Actualmente, los costes derivados del biofouling son muy altos, principalmente, por las labores de mantenimiento o por el reemplazo de equipos”, apunta Urrutia.

Ante este problema, ampliamente extendido, Aitor Urrutia se propuso, en su tesis doctoral, fabricar nuevos sensores de humedad, que tuviesen propiedades antibacterianas para aplicaciones que operan en entornos de alta humedad y probacterianos, evitando así la creación de biofilms y superando el biofouling.

Combinación de nanotecnología y fibra óptica

Para desarrollar los diferentes sensores de humedad, Aitor Urrutia se ha basado en la combinación de los últimos avances en nanotecnología (nuevos materiales y nuevas técnicas de fabricación de recubrimientos y nanopartículas) sobre nuevas configuraciones de fibra óptica. “Los sensores desarrollados se componen de una estructura óptica, sobre la cual se aplican recubrimientos de espesores menores a una micra", señala el nuevo doctor.

"Estos recubrimientos, gracias a la inclusión de nanoparticulas de plata embebidas, dotan a los sensores de dos funcionalidades adicionales: propiedades antibacterianas y mayor sensibilidad –añade–. De esta manera, los nuevos sensores desarrollados poseen mayores tiempos de vida y mejores prestaciones”.

Además, estos sensores de fibra óptica tienen otras ventajas como “su biocompatibilidad, inmunidad frente a interferencias electromagnéticas, su bajo coste, tamaño y peso, y la posibilidad de medir a largas distancias”, según Aitor Urrutia, cuya tesis doctoral ha sido dirigida por los profesores del departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica Francisco J. Arregui San Martín y Javier Goicoechea Fernández.

Los nuevos sensores de humedad desarrollados podrían ser integrados en una amplia variedad de sectores, como, por ejemplo, centros médicos y hospitales para la monitorización de la respiración humana, entre otras aplicaciones; en estancias y cámaras para procesos de la industria alimentaria y farmacéutica; en biotecnología y domótica; y en la monitorización de estructuras o cavidades de difícil acceso, como torres de refrigeración o instalaciones off-shore (en el mar).

Referencia bibliográfica:

P. J. Rivero, A. Urrutia, J. Goicoechea, F. J. Arregui. "Nanomaterials for functional textiles and fibers". Nanoscale Research Letters 10 (1) 501: 1-2, 2015. Doi:10.1186/s11671-015-1195-6.

Fuente: UPNA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevo algoritmo para prevenir incendios forestales
SINC

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han desarrollado un algoritmo sencillo para elaborar mapas de la estructura de la vegetación y cambios en el bosque, lo que ayuda a determinar el riesgo de incendios. Para realizar el estudio se han utilizado datos LIDAR, obtenidos desde el aire con tecnología láser.

Un robot blando con aspecto de pez consigue nadar en las profundidades de las Marianas

Inspirado en el pez caracol de la fosa de las Marianas, este robot chino ha sido capaz de nadar de forma autónoma y autopropulsada a casi 11.000 metros de profundidad. Aunque de momento sus funciones son muy limitadas, sus creadores creen que el diseño, flexible, blando y ligero, puede sentar las bases de la robótica submarina en condiciones extremas.