Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Otras especialidades médicas

Óscar que visibilizan enfermedades

La última edición de los Óscar será recordada por ser la noche de Birdman, pero también por premiar como actor y actriz principal a Eddie Redmayne y Julianne Moore, que interpretaban, respectivamente, a dos personajes afectados por una enfermedad neurológica. Esta noche, la ELA y el alzhéimer cobraron protagonismo entre las estrellas de Hollywood.

Julianne Moore ha ganado un Óscar por su papel de una mujer con alzhéimer en la película Siempre Alice. / EFE

No es nuevo que los premios de la Academia de Hollywood tengan cierta predilección por los actores que interpretan a personajes enfermos o discapacitados. Y este año, la 87ª edición de los Óscar ha vuelto a dejarlo claro.

Las dos categorías interpretativas principales han caído a manos de Julianne Moore, por su papel de una mujer con alzhéimer en la película Siempre Alice, y Eddie Redmayne, por interpretar al científico Stephen Hawking en el momento en que le diagnostican esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en La teoría del todo.

Los propios protagonistas no se han olvidado de hablar de estas patologías en sus discursos de agradecimiento: "Soy muy consciente de que soy un hombre muy, muy afortunado. Este premio pertenece a toda la gente que lucha el ELA en todo el mundo", ha explicado Redmayne.

Los propios protagonistas no se han olvidado de hablar de estas patologías en sus discursos de agradecimiento

Moore tampoco ha dudado en expresar su alegría: "Estoy tan contenta de haber podido hablar sobre el alzhéimer”. No era la primera vez que una actriz optaba a hacerse con el Óscar por interpretar a un paciente con alzhéimer. Judi Dench ya estuvo nominada por la película Iris (2001) y también Julie Christie por Lejos de ella (2006).

Sin embargo, ninguna de ellas pudo hacerse con el galardón. Tampoco lo consiguió Gary Cooper con su nominación por El orgullo de los Yankees (1942), en la que interpretaba al jugador de béisbol Lou Gehrig, quien falleció a los 38 años por padecer ELA (por ese motivo es conocida también como la enfermedad de Lou Gehrig).

“Películas como estas, en las que se da una visión bastante fidedigna de la enfermedad, ayudan muchísimo a fomentar la concienciación de los pacientes neurológicos”, ha comentado Carlos Tejero, vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Dos enfermedades sin cura

Según datos de la SEN, en España hay unos 600.000 pacientes con alzhéimer. En el caso de la ELA, y aunque en nuestro país se diagnostican cada año unos 900 casos, su alta mortalidad hace que el número de afectados sea relativamente bajo: actualmente habría unos 3.000 pacientes de ELA en España.

“El alzhéimer y la ELA son enfermedades neurológicas que causan una gran discapacidad y dependencia. Fomentar su conocimiento es el primer paso para avanzar en la investigación, el tratamiento y el diagnóstico y, en general, en la lucha contra estas enfermedades”, ha subrayado David Pérez, director de la Fundación del Cerebro.

Fuente: SEN / SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una tecnología rápida y sencilla para conseguir células madre más eficientes

Investigadores del CNIO han descrito un nuevo protocolo que impulsa in vitro e in vivo el potencial de las células madre para especializarse en células adultas de distintos tipos mediante la introducción de una molécula, el microRNA 203. Estos resultados pueden optimizar la medicina regenerativa en afecciones musculares o alteraciones del sistema nervioso.

Alt de la imagen
La inhibición de la calpaina, posible estrategia en el tratamiento de la atrofia muscular espinal

Un nuevo estudio en ratones y células humanas muestra el efecto beneficioso de la inhibición de la calpaina en el tratamiento de la atrofia muscular espinal, la enfermedad genética letal más común en bebés. Afecta a uno de cada 6.000-10.000 neonatos y se caracteriza por la pérdida de motoneuronas espinales debido a la mutación del gen SMN.