Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Otras especialidades médicas
Harold Kroto, Nobel de Química en 1996

“Para ganar un premio Nobel no hay que ser un genio”

El ritmo del 61º Lindau Nobel Laureate Meeting no da tregua, pero SINC ha podido compartir un café con sir Harold W. Kroto, uno de los ponentes en este encuentro de titanes de la ciencia. Además, los asistentes han disfrutado de una mesa redonda entre varios premiados sobre el futuro de la biomedicina.

SINC // Lindau
28/6/2011 17:52 CEST

El químico Harold Kroto, laureado por la Academia Sueca, está preocupado por la formación científica y artística de los jóvenes. Imagen: SINC

Bajo el sol de Lindau, en Alemania, y rodeados de sus mayores 'fans', los Nobel brillan como figuras mediáticas. Esta mañana los invitados al encuentro de premios Nobel y jóvenes investigadores madrugaban para asistir a la primera conferencia, la de Peter Agre (Química, 2003). El laureado comenzaba su charla después de haber dejado claro anoche, en la calurosa fiesta de bienvenida, que también es el rey de la pista de baile.

Pero para sorpresa de los asistentes, quien se ha llevado más aplausos -durante tres minutos seguidos- ha sido Harold W. Kroto, Nobel en 1996 en la misma disciplina por el descubrimiento de los fulerenos, formas muy estables del carbono que han acaparado la atención de muchos investigadores por sus posibles aplicaciones en nuevos materiales y farmacología.

La ponencia de Kroto, titulada Creatividad sin fronteras, ha entusiasmado al auditorio de investigadores. El químico se ha centrado en la importancia de la educación como base para la creatividad y ha explicado que de niño él nunca quiso ser científico, sino superhéroe. Incluso ha mostrado fotografías de su infancia en las que emulaba a su ídolo fantástico.

Poseedor de una gran sensibilidad artística, el investigador ha defendido la integración de las dos culturas. “El arte y la ciencia forman parte de nuestras vidas. De hecho, la creatividad en la ciencia requiere de habilidades artísticas. Para ser una persona plenamente desarrollada hay que tener una educación equilibrada”.

Sin embargo, el Nobel no parecía muy interesado en todo lo relacionado con el galardón. De hecho, ha confesado que se enteró de su premio por internet. “Nunca he estado muy preocupado al respecto, pero uno de mis colegas me dijo que deberíamos ver quién había ganado, así que lo miramos en la web”.

Una profesión "sobrevalorada"

Además, al preguntarle por ello, Kroto no recomienda a todos los científicos que entren en la carrera por el galardón. “Supone una gran responsabilidad. La gente puede pensar que si has ganado un Nobel eres muy listo, pero en realidad no se necesita ser un genio, apenas un buen investigador. Creo que es una profesión sobrevalorada”, subraya.

“Para mí, lo mejor de haber ganado es que puedo venir aquí y dirigirme a los investigadores más principiantes que quieren oír lo que tengo que decir. Es muy esperanzador. Todo lo que he contado, incluso de manera humorística, es muy profundo para mí. Estoy muy preocupado por el futuro de la gente joven”, concluye.

Los vítores a Kroto han dado paso a las charlas magistrales de Ei-ichi Negishi (Nobel de Química 2010), Werber Arber (Medicina 1978), y Jean-Marie Lehn (Química 1987). Después, varios laureados han tomado el escenario para hablar sobre la medicina del siglo XXI.

Peter Agre, sir Martin J. Evans, Ferid Murad y Aaron Ciechanover, junto con los investigadores Hans Jörnvall y Helmut Sies, del Instituto Karolinska de Estocolmo y de la Universidad de Düsseldorf (Alemania), respectivamente, han intentado poner en común los problemas de la medicina y sus posibles soluciones. Finalmente no han llegado a una conclusión clara, pero sí han coincidido en que la medicina del siglo XXI estará regida por las cuatro P: será personalizada, predictiva, preventiva y participativa.

Tras la mesa redonda y la comida junto al lago Constanza, por la tarde los asistentes han vuelto manos a la obra para charlar en las discusiones paralelas y en la clase magistral impartida por Ciechanover (Química 2004), a las que la prensa no puede asistir para evitar que los estudiantes se sientan cohibidos ante las grabadoras y cámaras de los periodistas.

La jornada de convivencia entre investigadores acabará esta noche con la cena Grill & Chill, que pretende servir como nexo de conexión de las diferentes culturas que esta semana alberga Lindau. Pero la reunión continúa: las calles esta pequeña población alemana siguen llenas de ‘estrellas’ científicas.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Publicado el primer mapa genético de la corteza cerebral

Un nuevo estudio de la revista Science identifica por primera vez variantes genéticas que influyen en las diferencias individuales de la corteza cerebral y cómo se relacionan con el riesgo genético de trastornos como la depresión o el TDHA. Los resultados están disponibles para que la comunidad científica pueda seguir avanzando en el conocimiento de la anatomía y funcionamiento del cerebro.

Alt de la imagen
Identifican un circuito de regulación inmunológica que podría provocar inflamaciones oculares

Investigadores de España y EE UU han identificado un circuito de regulación inmunológica ocular que está mediado por un subtipo de células endoteliales. El hallazgo da información importante para la comprensión y tratamiento de enfermedades que provocan ceguera. El estudio se ha llevado a cabo con ratones transgénicos.