Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Por qué los antipsicóticos causan daños cognitivos

Investigadores españoles han identificado los mecanismos inflamatorios de los fármacos antipsicóticos en el cerebro, que causan dificultades en la memoria, atención y planificación de tareas, lo que contribuye a la ‘cronificación’ de la enfermedad mental. Este hallazgo abre el camino para avanzar en otros fármacos, aún en fase experimental, que inhiban estos mecanismos y bloqueen los efectos perjudiciales. Sin embargo, retirar los tratamientos antipsicóticos precozmente aumenta el riesgo de alucinaciones y delirios.

La esquizofrenia se caracteriza por una serie de síntomas vinculados a alteraciones del sistema nervioso que provoca alucinaciones, delirios, aislamiento social, falta de motivación, incapacidad para sentir placer y déficits cognitivos. / CCS-UPF

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red Salud Mental (CIBERSAM), pertenecientes a la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), junto a otros grupos internacionales han desentrañado los mecanismos celulares que explicarían el deterioro cognitivo tras el uso continuado, especialmente a dosis elevadas, de antipsicóticos atípicos en personas con esquizofrenia.

En el estudio, publicado este mes de agosto en Nature Neuroscience, se demuestra que el bloqueo del receptor de serotonina 5HT2A provocado por los fármacos antipsicóticos activa una importante vía inflamatoria en el cerebro, lo que altera la morfología y función de las sinapsis encargadas de mantener una actividad cognitiva dinámica, fenómeno conocido como plasticidad sináptica.

Entre los problemas cognitivos asociados a los tratamientos para la esquizofrenia figurarían la falta de atención sostenida y las dificultades para planificar tareas futuras

Mediante ensayos realizados en modelos celulares, tejido cerebral de fallecidos con esquizofrenia y animales modificados genéticamente y sometidos a tratamientos con fármacos, se han detectado anomalías sinápticas que inducen alteraciones de tipo cognitivo como dificultades en la memoria de trabajo y capacidad para distinguir entre objetos conocidos y novedosos.

El estudio, además, ha evidenciado que estos déficits cognitivos se deben a una remodelación de la expresión cerebral de diferentes genes motivada por cambios en la actividad de las proteínas HDAC2, represoras de la expresión del ADN.

Según explica el investigador de la UPV/EHU Javier Meana, “este hallazgo nos abre el camino para avanzar en el diseño de fármacos, aún en fase experimental, que logren inhibir a estas proteínas y bloquear de esta manera los daños cognitivos provocados por los tratamientos antipsicóticos”.

Entre los problemas cognitivos asociados a los tratamientos para la esquizofrenia, y que podrían contribuir a su cronificación, figurarían los problemas de atención sostenida, la falta de flexibilidad mental en la realización de tareas y las dificultades para planificar tareas futuras.

De izq. a dcha, Luis F. Callado, Carolina Muguruza y J. Javier Meana. / Fernando Casabella. UPV/EHU

Relacionados con enfermedades metabólicas

El tratamiento con fármacos antipsicóticos atípicos, más modernos que los denominados típicos, ha supuesto la desaparición de problemas en la actividad locomotriz de los enfermos, pero también parecer generar, además de problemas cognitivos, un mayor riesgo de enfermedades metabólicas como la obesidad y diabetes tipo 2, incrementando así el riesgo cardiovascular.

Sin embargo, explica Javier Meana, “estos tratamientos no pueden ser retirados precozmente porque facilitan la reaparición de alucinaciones y delirios. El reto es evitar los efectos adversos manteniendo la importante eficacia antipsicótica que presentan”.

Referencia bibliográfica:

Ibi D, de la Fuente Revenga M, Kezunovic N, Muguruza C, Saunders JM, Gaitonde SA, Moreno JL, Ijaz MK, Santosh V, Kozlenkov A, Holloway T, Seto J, García-Bea A, Kurita M, Mosley GE, Jiang Y, Christoffel DJ, Callado LF, Russo SJ, Dracheva S, López-Giménez JF, Ge Y, Escalante CR, Meana JJ, Akbarian S, Huntley GW, González-Maeso J. Antipsychotic-induced Hdac2 transcription via NF-κB leads to synaptic and cognitive side effects. Nat Neurosci. 2017 Aug 7. doi: 10.1038/nn.4616

Fuente: CIBERSAM
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
José César Perales, catedrático de Psicología en la Universidad de Granada
“Hay más locales de juego en barrios de clase trabajadora. La discusión es por qué”
Verónica Fuentes

A partir de ahora, la publicidad de juego y apuestas solo estará permitida de 1 a 5 de la madrugada. La nueva versión del borrador del Real Decreto, remitida a la Comisión Europea, busca ser más agresiva frente a los riesgos de adicción. Este doctor en Psicología y experto en comportamientos adictivos explica las principales características de este trastorno y cómo puede influir la nueva regulación.

Alt de la imagen
El impacto de una segunda ola puede ser devastador para la salud mental del personal sanitario

Fueron llamados ‘héroes sin capa’ durante los peores momentos de la pandemia de COVID-19. A las patologías físicas de aquellos contagiados por el virus, se une una salud mental deteriorada. Una revisión de artículos, publicada en el Journal of Affective Disorders, analiza su efecto y qué pasaría ante una segunda oleada de la enfermedad.