Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Premio ‘Fronteras del Conocimiento’ para “la biblia” de la arquitectura de computadoras

Desde su publicación hace 30 años, ‘Computer Architecture: A Quantitative Approach’ es un manual de referencia para diseñadores de ordenadores en todo el mundo. Sus autores, los estadounidenses John Hennessy y David Patterson son los galardonados con el premio de la Fundación BBVA de este año en Tecnologías de la Información y la Comunicación.

El libro Computer Architecture: A Quantitative Approach, escrito por John Hennessy y David Patterson y que ya va por su sexta edición, es una obra de referencia en arquitectura de computadoras. / FBBVA

Antes del trabajo de los profesores John Hennessy (Universidad de Stanford) y David Patterson (Universidad de California en Berkeley, ambos en EE UU), el diseño de la arquitectura de los ordenadores era más un arte que una ciencia, pero ambos idearon por primera vez “un marco conceptual que aportó al campo un enfoque sólido para medir el rendimiento, la eficiencia energética y la complejidad”.

El libro Computer Architecture: A Quantitative Approach de John Hennesey y David Patterson es una referencia en arquitectura de computación desde hace 30 años

Así lo señala el acta del jurado del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Tecnologías de la Información y la Comunicación, que este año ha recaído en estos fundadores de la arquitectura de ordenadores, la disciplina que diseña el ‘cerebro’ de todo sistema informático, su procesador central.

El libro de texto en el que los galardonados plasmaron sus ideas, Computer Architecture: A Quantitative Approach, una obra que ya va por su sexta edición, sigue siendo “la biblia” –en palabras del jurado– para los diseñadores de ordenadores y se utiliza como manual de referencia en los cursos de arquitectura de procesadores en todo el mundo desde su aparición hace tres décadas.

Arquitectura RISC

Las  contribuciones teóricas de John Hennessy (Nueva York, 1952) y David Patterson (Illinois, 1947) llevaron al desarrollo de RISC, del inglés reduced instruction set computer (ordenadores con conjunto de instrucciones reducido).

Esta arquitectura simplificó las instrucciones necesarias para la ejecución de cualquier programa informático, en la que hoy se basan los procesadores centrales de prácticamente todos los ordenadores de mesa, portátiles, teléfonos inteligentes, tabletas y servidores de centros de datos, así como en los ordenadores embebidos en televisores, automóviles y dispositivos del internet de las Cosas.

La arquitectura RISC desarrollada por los galardonados simplificó las instrucciones para ejecutar los programas informáticos y es en la que se basan los procesadores centrales de ordenadores de mesa, portátiles, teléfonos inteligentes, tabletas y servidores

RISC fue desarrollada en los años ochenta basándose en un concepto que ambos galardonados defendían, y que Hennessy resume en la frase: “Cuanto más simple, más eficiente”. Se trataba de un principio del todo opuesto a los entonces imperantes entre los diseñadores de ordenadores, y fue precisamente este ir contra corriente lo que empujó a colaborar a los dos galardonados.

Para Patterson, un hilo conductor en el trabajo de ambos es el esfuerzo por aplicar un método sistemático y reproducible a su investigación. Así contribuyeron a la formalización del área de arquitectura de ordenadores, crearon RISC y escribieron su libro, según comenta: “Diseñamos procesadores igual que diseñamos libros: haciendo experimentos y ensayando”. 

“La arquitectura de ordenadores se enseñaba como si estuvieras en el Museo del Prado admirando obras individuales, y no nos gustaba nada este enfoque, queríamos algo basado en mediciones importantes, como el rendimiento y el coste”, dice Hennessy 

Ambos premiados sentaron las bases para la construcción actual de los centros de datos modernos y las bases de datos, pero también pusieron negro sobre blanco los fundamentos de la disciplina: “Tanto John como yo éramos profesores, y nos encanta enseñar. Decidimos escribir un libro porque nos frustraba que ninguno de los que había nos ayudaba a transmitir a nuestros alumnos lo que sabíamos”, rememora Patterson.

Por su parte, Hennessy añade: “La arquitectura de ordenadores se enseñaba en las universidades de forma descriptiva. Era como si estuvieras visitando un museo como el Prado, admirando obras individuales. No nos gustaba nada este enfoque, queríamos algo basado en mediciones importantes, como el rendimiento y el coste”.

“Así –concluye– empezamos a escribir con ese objetivo, para que el campo adquiriese un enfoque científico y de ingeniería, en vez de uno basado en meras descripciones. Han pasado 30 años y el libro está disponible en una docena de idiomas. Una de las mayores alegrías de mi vida es comprobar que hay estudiantes de todo el mundo que aprecian nuestro trabajo”.

Fuente:
FBBVA
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Así viajaba por Twitter el rastro de la covid-19 antes de que estallara la pandemia

Un análisis de tuits enviados entre finales de 2019 y principios de 2020 en España y otros seis países europeos revela una preocupación creciente por casos de neumonía y tos seca, que luego se asociarían con el coronavirus. El estudio propone el uso de las redes sociales como una herramienta de alerta temprana y vigilancia de las epidemias.

Algoritmos para estudiar el lenguaje ayudan a predecir mutaciones del coronavirus

La lucha constante entre los virus y nuestro sistema inmunitario guarda paralelismos con la forma en que interpretamos las palabras. Investigadores del MIT han aplicado herramientas de aprendizaje automático para identificar zonas proteicas que pueden ayudar al coronavirus y otros patógenos a escapar de los anticuerpos y de las vacunas.