Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Premio Nobel de Química 2008 para los descubridores de la proteina fluorescente GFP

Los estadounidenses Martin Chalfie y Roger Y. Tsien y el japonés Osamu Shimomura han obtenido conjuntamente el Premio Nobel de Química de 2008 "por el descubrimiento y desarrollo de la proteína verde fluorescente, GFP", según ha comunicado hoy la Real Academia Sueca de las Ciencias. La proteína GFP, observada por primera vez en la medusa Aequorea victoria en 1962, se ha convertido en una de las herramientas más utilizadas en biomedicina.

Los galardonados Osamu Shimomura, Martin Chalfie y Roger Y. Tsien. Foto: Nobelprize.

Gracias a esta proteína los investigadores han desarrollado formas de observar procesos que eran invisibles antes de su descubrimiento, como el desarrollo de las células nerviosas en el cerebro o la propagación del cáncer en las células.

Decenas de miles de distintas proteínas residen en un organismo vivo, controlando importantes procesos químicos a cada minuto. Si este mecanismo proteínico falla, se suceden enfermedades y dolencias. Por este motivo era necesario para la ciencia biológica rastrear el papel de las diferentes proteínas en el cuerpo.

El Premio Nobel de Química de este año reconoce que los tres galardonados fueron los primeros en descubrir la GFP, así como sus investigaciones posteriores, que han llevado a una serie de avances esenciales. Mediante el uso de las técnicas del ADN, los investigadores pueden ahora conectar la GFP con otras proteínas importantes, que de otra forma serían invisibles. Este indicador luminoso les permite observar los movimientos, las posiciones y las interacciones de las proteínas "etiquetadas".

Los científicos pueden así seguir la evolución de varias células con la ayuda de la GFP, como las células nerviosas dañadas durante la enfermedad del Alzheimer o cómo se generan las células betas productoras de insulina en el páncreas de un embrión en crecimiento. En un experimento espectacular, los investigadores han conseguido identificar diferentes células nerviosas en el cerebro de un ratón con un caleidoscopio de colores.

Shimomura, nacido en Kyoto en 1928, se doctoró en Química Orgánica en 1960 por la Universidad de Nagoya, y actualmente es profesor emérito del Laboratorio de Biología Marina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (EE UU). Chalfie creció y se formó en Chicago y en 1977 se convirtió en doctor de Neurobiología de la Universidad de Harvard. Desde 1982 es profesor de Ciencias Biológicas de la Universidad de Columbia, en Nueva York (EE UU). Por su parte, Tsien se doctoró en Fisiología en 1977 por la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y desde 1989 trabaja como profesor en la Universidad de California San Diego (EE UU).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una cita de Jane Austen codificada en un polímero

Investigadores de EE UU han utilizado un novedoso método de almacenamiento de datos moleculares para codificar un pasaje de una novela de la escritora británica Jane Austen en una serie de oligómeros. Para lograrlo, han comprimido el texto en una cadena de bits mediante un algoritmo.

Catalizado con éxito un producto ‘prohibido’

Investigadores del Instituto de Tecnología Química (CSIC-Universidad Politécnica de Valencia) han obtenido una molécula que no se podía conseguir hasta ahora a partir de la reacción de Mizoroki-Heck, un proceso crucial en química orgánica reconocido con el Premio Nobel. El método se podría aplicar para fabricar fármacos contra el cáncer de mama, productos cosméticos y nuevos materiales.