Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
La investigación se publica en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS)

Ser padre baja la testosterona

La paternidad provoca un descenso en los niveles de testosterona que puede relacionarse con la necesidad de que los varones cuiden de la nueva prole en lugar de pensar en el apareamiento. También disminuyen temporalmente los niveles de esta hormona en los hombres cuando conviven por primera vez con un neonato.

Ser padre baja la testosterona
Ser padre baja la testosterona. Foto: Giles Cook

La paternidad provoca un descenso en los niveles de testosterona que puede relacionarse con la necesidad de que los varones cuiden de la nueva prole en lugar de pensar en el apareamiento. También disminuyen temporalmente los niveles de esta hormona en los hombres cuando conviven por primera vez con un neonato.

Los niveles de testosterona en los hombres bajan cuando se convierten en padres, de acuerdo con los resultados de una investigación de la Universidad Northwestern de Chicago. El bajón hormonal propicia, según los autores, que los varones se dediquen al cuidado de las crías dependientes. "Nuestro estudio muestra que los padres humanos están biológicamente preparados para ayudar", afirma Christopher W. Kuzawa, coautor del estudio y profesor asociado de antropología en el Colegio Weinberg de Artes y Ciencias.

Los investigadores observaron durante cuatros años y medio a un grupo de 624 varones antes y después de ser padres

Los científicos interpretan que las actividades relacionadas con el apareamiento pueden entrar en conflicto con las responsabilidades de la paternidad y por eso, para que un padre reciente se haga cargo de su prole resulta ventajoso reducir la producción de testosterona, una estimuladora de la competición sexual.

Para dar con estas conclusiones, los investigadores observaron durante cuatros años y medio a un grupo de 624 varones de Filipinas de entre 21,5 y 26 años de edad antes y después de ser padres, con objeto de determinar si sus niveles hormonales cambiaban tras la paternidad.

Los resultados indican, incluso, que los padres experimentan una disminución de la testosterona pasajera y muy intensa cuando llevan por primera vez a casa un recién nacido. "Las exigencias de tener un bebé requieren muchos ajustes emocionales, psicológicos y físicos", afirma Lee Gettler, otro coautor del estudio. "La biología de un hombre puede cambiar sustancialmente para ayudar a satisfacer esas demandas", añade. Además, el descenso es más evidente para los padres especialmente involucrados con el cuidado infantil.

En estudios similares anteriores, la cantidad de hombres estudiados no era suficientemente representativa. Además siempre quedaba la duda sobre si los hombres perdían testosterona al convertirse en padres, o si eran los varones con menos cantidad de esta hormona los más dados a la paternidad. Lo novedoso del enfoque ha sido el seguimiento de un grupo grande de hombres antes y después de la paternidad.

Referencia bibliográfica:

Gettler LT, McDade TW, Feranil AB, Kuzawa CW. "Longitudinal Evidence That Fatherhood Decreases Testosterone in Human Males". Proceedings of the National Academy of Sciences. Sept. 12, 2011.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados