Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un telescopio mirará la infancia del universo

El Observatorio Nacional de Astronomía Óptica (NOAO, en EEUU) ha aprobado que la colaboración internacional BigBOSS use 500 noches de observación en el telescopio Mayall, en Arizona. En los próximos cinco años este programa, que cuenta con la participación del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), localizará 20 millones de galaxias y cuásares, retrocediendo diez mil millones de años hasta la infancia del universo.

Con la propuesta de BigBOSS, el telescopio Mayall se modificará para cubrir un campo más amplio de visión. Imagen:Pete Marenfeld, NOAO/AURA/NSF.

El objetivo del proyecto BigBOSS es elaborar el mapa más detallado del firmamento e investigar la historia de la expansión del universo y la energía oscura. Mirando al cielo durante 500 noches con un gran telescopio se podrá construir el mapa del universo más grande jamás elaborado.

La colaboración internacional BigBOSS propuso usar durante todo ese tiempo el telescopio Mayall de cuatro metros, del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica (NOAO, por sus siglas en inglés), en Kitt Peak, Arizona (EEUU), para desarrollar el mayor cartografiado espectroscópico del universo jamás realizado y desentrañar algunos de los enigmas de la energía oscura y la expansión del universo.

NOAO y la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF) estadounidenses han dado su aprobación a esta propuesta, apoyada por otros centros de investigación como el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

“BigBOSS es sin duda el proyecto espectroscópico más ambicioso, sólido y masivo en el horizonte”, valora el astrónomo del IAC Ismael Pérez Fournón. El IAC, junto con otros centros de investigación del Consorcio Español para la participación en BigBOSS, ha apoyado y contribuido a preparar la propuesta a NOAO.

La clave para el éxito de BigBOSS será la construcción de un instrumento espectroscópico capaz de realizar de forma simultánea medidas de miles de objetos astronómicos. Este instrumento estará disponible para todos los usuarios en el telescopio Mayall, y se espera que los datos que se recojan puedan ser usados por los astrónomos de todo el mundo y el público en general.

Buscar financiación

La colaboración BigBOSS buscará ahora financiación adicional para la fabricación de esta nueva instrumentación y el software asociado. Importantes contribuciones al proyecto vendrán de las 35 instituciones colaboradoras, tanto en EE UU, como en Francia, Reino Unido, China, España y Corea.

El investigador responsable de esta colaboración internacional, David Schlegel, cosmólogo en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en San Francisco (EEUU), afirma: “La aprobación del permiso para que BigBOSS use el telescopio Mayall es el primer paso hacia un ambicioso programa para explorar la expansión del universo en detalle”.

Durante los cinco años en los que se repartirán las observaciones, el programa BigBOSS estudiará la luz de 50 millones de objetos astronómicos y determinará las localizaciones precisas de casi 20 millones de galaxias y cuásares, retrocediendo diez mil millones de años hasta la infancia del universo.

El mapa BigBOSS abarcará diez veces el volumen del mejor mapa del universo hasta la fecha, que en este momento está siendo elaborado por el proyecto BOSS de la colaboración internacional Sloan Digital Sky Survey III (SDSS-III), cuyos primeros datos fueron publicados el pasado 11 de enero de forma pública en su web. El IAC es también miembro de pleno derecho de la colaboración internacional SDSS-III , que incluye el proyecto BOSS (Baryon Oscillation Spectroscopic Survey).

¿Cómo se expande el universo?

La meta tanto de BOSS como de BigBOSS es examinar la historia de la expansión del universo y estudiar la naturaleza de la energía oscura, un componente del universo del que aún se sabe muy poco, y que sería responsable de la aceleración de dicha expansión.

De acuerdo con Schlegel, “Midiendo las oscilaciones acústicas bariónicas, BigBOSS estudiará la energía oscura y podrá incluso probar si la teoría general de la relatividad es válida. Además, el instrumento de BigBOSS le dará a la comunidad astronómica una oportunidad sin precedentes de hacer millones de observaciones para sus proyectos, aunque no estén vinculados a nuestro objetivo principal”.

El trabajo se basa en el estudio del espectro de la luz y, en concreto, de su ‘desplazamiento’ o ‘corrimiento’ al rojo. La medición del desplazamiento al rojo de la luz en el espectro electromagnético de cada galaxia revela cuánto se ha expandido el universo desde que la luz abandonó esa galaxia. Un desplazamiento hacia el rojo de 0,5, por ejemplo, significa que el universo se ha expandido un 50% desde la emisión de la luz analizada.

Comparar cómo varía la distribución de galaxias con el desplazamiento hacia el rojo en diferentes momentos de la historia del universo permitirá una calibración precisa de las oscilaciones de los bariones, la materia ordinaria, en el universo temprano, y por ende el modelo actual del universo. Estos datos también constituirán una fuente de información inédita para el estudio de la evolución de las galaxias, incluida la nuestra.

Más allá de la energía oscura y la medición de las oscilaciones de la materia cuando el universo era joven, la instrumentación de BigBOSS y las bases de datos públicas y accesibles que vaya generando el proyecto tendrán un gran impacto en la astronomía. El mayor estudio sobre las galaxias que se haya realizado nunca proporcionará nuevos datos para resolver cuestiones cosmológicas relevantes, como la estructura del universo, la masa de los neutrinos, la materia oscura y la geometría del espacio.

BigBOSS también proporcionará nuevos y abundantes datos sobre los cuásares, permitirá avances en el estudio de las nebulosas planetarias, las estrellas gigantes y los sistemas binarios; y hará posibles muchos otros programas de investigación.

Fuente: IAC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Sara Seager, profesora de Física y Ciencia Planetaria en el MIT
“Me gustaría dirigir una misión ‘starshade’ para encontrar un gemelo de la Tierra”

Esta astrofísica del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE UU) está empeñada en observar un planeta extrasolar parecido al nuestro y, para poderlo ver, su sueño es desplegar un enorme ‘girasol’ en el espacio que oculte la cegadora luz de su estrella anfitriona. Es una de las aventuras en las que está embarcada y que cuenta en su último libro, Las luces más diminutas del universo, una historia de amor, dolor y exoplanetas.

Muerte de una estrella masiva con el más breve destello de rayos gamma

El telescopio espacial Fermi de la NASA detectó el año pasado un pulso de radiación de alta energía que, con una duración de tan solo un segundo, batió un récord: fue la explosión de rayos gamma más corta jamás vista al morir una estrella masiva. Ahora un equipo internacional, con participación del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), analiza el descubrimiento.