Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una nueva plataforma impulsa el uso del pez cebra en investigaciones científicas

El centro tecnológico AZTI-Tecnalia coordina la nueva Plataforma Tecnológica Española para impulsar la utilización del pez cebra en investigaciones científicas relacionadas con la salud humana y la biotecnología, entre otras materias.

Basque Research
18/2/2009 09:08 CEST

Pez cebra.

El centro tecnológico AZTI-Tecnalia coordina la nueva Plataforma Tecnológica Española para impulsar la utilización del pez cebra en investigaciones científicas relacionadas con la salud humana y la biotecnología, entre otras materias. La plataforma, denominada DareNET, cuenta el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación a través del Programa Nacional de Redes y está coordinada por un Consejo Gestor que lo conforman AZTI-Tecnalia, el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD-CSIC), el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB) y las empresas ZF BIOLABS y BIOBIDE

El pez cebra (Danio rerio) constituye un excelente modelo biológico de aplicación en diversas áreas científicas y técnicas como la biomedicina, el medio ambiente, la acuicultura y la alimentación. Su alto grado de similitud genética con los vertebrados superiores y los humanos, su facilidad de manejo y reproducción, así como las grandes posibilidades que ofrece para la aplicación de las nuevas tecnologías de genómica y proteómica, hacen que el uso del pez cebra se esté extendiendo rápidamente en el ámbito científico y empresarial.

La plataforma DareNET pretende desarrollar el uso de este modelo animal por parte de empresas, universidades y centros de investigación en todas las áreas de conocimiento y aplicación. El pez cebra se emplea en ámbitos de aplicación muy variados, como la búsqueda de soluciones terapéuticas, estudios toxicológicos o como modelo de enfermedades humanas. Actualmente, supone una gran alternativa a la investigación con vertebrados como los ratones, que representan un mayor coste económico.

La plataforma DareNET ha creado una página web -www.daniorerio.net- que servirá de foro para compartir conocimientos entre los investigadores que utilizan el pez cebra, además de difundir la labor de esta plataforma tecnológica. Otro de sus objetivos consiste en formar específicamente al personal investigador que trabaja con esta especie y crear procedimientos normalizados de trabajo para afianzar y potenciar su uso en el trabajo científico.

Finalmente, la plataforma Darenet busca incorporar como miembros a todas aquellas organizaciones y grupos de investigación que utilicen el modelo del pez cebra de forma habitual, de tal forma que la red se convierta en el punto de encuentro para todos y sirva, asimismo, para su promoción y difusión en España y en otros países de nuestro entorno.

Más información: www.basqueresearch.com

Fuente: Tecnalia
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Alt de la imagen
Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.