Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una nueva teoría reescribe los primeros instantes del desastre de Chernóbil

Hasta ahora se pensaba que la primera explosión que desencadenó el accidente de Chernóbil se debió a un escape de vapor de agua, pero ahora científicos suecos apuntan que fue un chorro de partículas radiactivas las que salieron antes disparadas a gran altura. Después, en menos de tres segundos, ocurrió la explosión de vapor que rompió el reactor, emitiendo nuevas partículas pero a alturas más bajas.

imagen del sarcófago en la Zona Chernóbil obtenida con tecnología de alto rango dinámico (HDR). / Piotr Andryszczak

Esta semana se presenta en la revista Nuclear Technology, una publicación oficial de la Sociedad Nuclear Estadounidense, una nueva teoría sobre lo que sucedió realmente en los instantes iniciales del accidente en la central nuclear de Chernóbil, que ocurrió en esta localidad ucraniana el 26 de abril de 1986 mientras sus operarios realizaban una prueba de seguridad.

Hasta ahora se pensaba que en el accidente de Chernóbil ocurrió primero una explosión de vapor, pero hubo antes otra nuclear

Investigadores de la Agencia Sueca de Investigación de Defensa, el Instituto Meteorológico e Hidrológico de Suecia y la Universidad de Estocolmo plantean ahora que la primera de las dos explosiones de las que informaron testigos presenciales fue una explosión nuclear y no de vapor de agua, como se piensa actualmente.

Los autores plantean la hipótesis de que el primer evento explosivo fue un jet o chorro de partículas residuales expulsadas ​​a gran altitud por una serie de explosiones nucleares dentro del reactor. Este evento fue seguido, en menos de tres segundos, por la explosión de vapor que rompió el reactor y envió más residuos nucleares a la atmósfera a altitudes más bajas.

La teoría se basa en un nuevo análisis de isótopos de xenón detectado por científicos del V.G. Khlopin Radium Institute de San Petersburgo (Rusia), cuatro días después del accidente, en Cherepovets, una ciudad al norte de Moscú, lejos de la principal vía de emisiones radiactivas emitidas desde Chernóbil.

Se ha comprobado que estos isótopos fueron el producto de una fisión nuclear reciente (del momento), lo que sugiere que podrían ser el resultado de una explosión nuclear reciente. Por el contrario, los principales residuos de Chernóbil que viajaron hacia el noroeste hasta Escandinavia contenían isótopos de xenón en equilibrio, propios del núcleo del reactor.

Mapa de concentración del isótopo xenon-133 en Europa unos días después del accidente de Chenóbil. / Lars-Erik De Geer et al./Nuclear Technology

Al evaluar las condiciones climáticas en la región en ese momento, los autores establecieron que los isótopos de xenón recientes detectados en Cherepovets eran el resultado de las partículas inyectadas en altitudes mucho más altas que las de los restos de la ruptura del reactor desplazadas hacia los países escandinavos.

Una placa del reactor nuclear se derrite

Las observaciones del tanque del reactor destruido también indicaron que la primera explosión causó temperaturas lo suficientemente altas como para derretir una placa inferior de dos metros de espesor en parte del núcleo. Ese daño es consistente con una explosión nuclear, según los científicos.

Sin embargo, en el resto del núcleo, la placa inferior estaba relativamente intacta, aunque había disminuido en casi cuatro metros. Esto apunta a que la explosión de vapor no generó temperaturas lo suficientemente altas como para derretir la placa, aunque sí la presión necesaria para empujarla hacia abajo.

El autor principal y físico nuclear retirado de la Agencia de Investigación de Defensa Sueca, Lars-Erik De Geer, comenta: "Creemos que las explosiones nucleares mediadas por neutrones térmicos en el fondo de varios canales de combustible del reactor causaron que el chorro de residuos se disparara hacia arriba. Luego, el jet empujó los tapones de 350 kg de los tubos, continuó por el techo y viajó a la atmósfera a altitudes de entre 2,5 a 3 km, donde las condiciones meteorológicas proporcionaron una ruta hacia Cherepovets. La explosión de vapor que rompió el reactor ocurrió unos 2,7 segundos más tarde".

Las mediciones sísmicas y el informe de un testigo ocular de un destello azul sobre el reactor unos segundos después de la primera explosión también respaldan la nueva hipótesis de una explosión nuclear seguida de otra de vapor. Según los autores, este nuevo análisis proporciona información sobre este desastre nuclear y puede ser útil para evitar que ocurran incidentes similares en el futuro.

Referencia bibliográfica:

Lars-Erik De Geer , Christer Persson y Henning Rodhe. “A Nuclear Jet at Chernobyl Around 21:23:45 UTC on April 25, 1986”. Technical Papers, noviembre de 2017.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Primera pila de fase cuántica

Con un núcleo de arseniuro de indio y superconductores de aluminio en sus polos, investigadores del País Vasco e Italia han fabricado una pila que puede resultar clave para algunas tecnologías cuánticas. Genera una supercorriente que no es inducida por un voltaje, como en las pilas clásicas, sino por una diferencia de fase en el circuito cuántico.

Alt de la imagen
La demanda de energía eléctrica vuelve a subir en España con el desconfinamiento

Los efectos de la desescalada y el consiguiente incremento de la actividad económica ya se reflejan en un aumento del consumo eléctrico nacional. La demanda ha crecido de los 17.003 gigavatios hora del pasado mes de abril, que supusieron una caída histórica, a los 18.366 GWh de mayo, según los datos de Red Eléctrica de España.