Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Vigo lidera el mayor proyecto europeo de cooperación en nanosatélites

La Universidad de Vigo será la responsable europea del proyecto GEOCID, la aportación de la Agencia Espacial Europea (ESA) al programa Humsat aprobado por la ONU para crear una constelación de nanosatélites en cooperación con países en vías de desarrollo y aplicaciones en comunicaciones, telemedicina, monitorización de cambio climático y educación.

Fernando Aguado coordina el grupo de investigadores formado por cerca de 70 personas. Fotografía: DUVI.

La Universidade de Vigo que coordina un grupo de trabajo mundial del que también forma parte la universidad de Calpoly (California, EE UU) con Jordi Puig, uno de los padres de los nanosatélites, a la cabeza; la Universidad Nacional Autónoma de Méjico (UNAM) y el CREACTEALC (Regional Centre for Space Science and Technology Education for Latin America and the Caribbean) dirigido por Sergio Camacho, antiguo responsable de la Oficina del Espacio de la ONU, no sólo será responsable en Europa del proyecto sino que, según acordó la ESA, también se encargará de la coordinación de nueve satélites europeos que serán lanzados al espacio.

"El proyecto que liderará la Universidad de Vigo", explica Fernando Aguado, profesor e investigador de la ETS de Telecomunicación de la Universidad de Vigo y coordinador del proyecto, "conjuga la cooperación internacional porque fomentará el desarrollo de tecnologías aeroespaciales en países en vías de desarrollo y también lo que es la monitorización y creación de una red de sensores terrestres que se comunican vía satélite para control de cambio climático con cobertura global", aplicaciones a las que se le añade la posibilidad de emplear en situaciones de emergencia el sistema para transmisión de datos de baja velocidad con unos usuarios que serían la ONU y los países miembros que participen en el programa Humsat.

El bajo coste, sumado a su capacidad para dar soluciones a determinados problemas y el hecho de que permite el desarrollo de la tecnología espacial en todos los países del mundo, lo que Aguado denomina "la democratización del espacio", son según el coordinador, factores determinantes para el éxito de un proyecto que además "sabe buscar sinergias a nivel mundial y utilidades para los nanosatélites". La red estaría integrada por al menos 18 nanosatélites que formarían una constelación que orbitaría sobre el planeta a una distancia de unos 500 o 600 kilómetros.

El papel de las universidades en Europa

Con la elección por parte de la ESA de la Universidad de Vigo como responsable europea del proyecto y coordinadora de nueve nanosatélites europeos que se van a lanzar, la institución académica viguesa se convierte en la primera universidad española en tener este papel a nivel europeo lo que supone, según Aguado, "que nos va a consolidar cómo referencia en el campo de los nanosatélites con la posibilidad de la definición de un sistema completo".

Ocho grupos de investigación de esta universidad gallega en los que participan 30 profesores y 40 estudiantes de doctorado e ingenieros de proyecto de las escuelas de Ingenieros Industriales, Telecomunicación e Informática y de la Facultad de Ciencias, son los que dieron forma a este proyecto que comenzó a forjarse en agosto de 2008 a partir de un contacto primero con Jordi Puig y posteriormente con la ONU "a los que le trasladamos", explica Aguado "que frente a la ausencia de coordinación que existía hasta el momento, una misión unificada no comercial de los satélites para favorecer el control de parámetros climáticos y usos humanitarios, sería un buen mecanismo para ser apoyado por cualquier país". A

partir de ahí el proyecto fue consiguiendo apoyos de organismos como la ONU, de diferentes países como EEUU, Japón o Rusia y de agencias espaciales como la propia Agencia Espacial Europea que lo trasladó a sus miembros y cooperantes y le dio su visto bueno después que el país promotor, en este caso España, confirmara que disponía de la garantía económica necesaria. "El coste es muy moderado", señala Aguado, "medio millón de euros al año que se trasladarán en contratación de ingenieros, en labores de coordinación y en reforzar las ventajas competitivas de la Universidad".

Un sueño cumplido

Con la confirmación de la Agencia Espacial Europea aún reciente y a pocos días de viajar a París presentar el proyecto ante la UNESCO Fernando Aguado califica de "sueño" la decisión de la Agencia Espacial Europea. "Es un sueño sinceramente", asegura al tiempo que agradece el trabajo y la implicación de todas las personas que participan en el proyecto, así como el apoyo institucional recibido. "Hay que tomarlo con ilusión y responsabilidad", asegura, al tiempo que afirma que la decisión de la ESA "es la plasmación de que el trabajo que yo comparto con muchas otras personas pode ir progresando".

Un trabajo que ya dio importantes frutos como el diseño del Xatcobeo, el primer picosatélite gallego, o la designación, hace un par de meses, de la Universidade de Vigo como nodo europeo de la red mundial de satélites no comerciales, GENSO y que está abierto a la participación de las universidades que junto a Vigo integran el Sistema Universitario de Galicia, así como empresas e instituciones.

Fuente: Universidade de Vigo
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados