Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Web 3.0: redes generadas por el usuario

Los investigadores europeos han llevado al mundo real los conceptos de la Web 2.0, como el contenido generado por el usuario y las redes sociales. Esperan poder crear redes físicas generadas por el usuario, de forma que cualquier persona en cualquier momento pueda establecer diferentes internets. Es un concepto radical pero, a la vez, y por increíble que parezca, bastante realista. Bienvenido a Web 3.0.

Internet, la Web 1.0, es tan extremadamente potente que incluso ahora, casi 20 años después, apenas hemos empezado a descubrir su potencial. La Web 2.0, con YouTube, Facebook, Flickr y su infinidad de blogs es aun más joven y demuestra incluso un potencial mayor.

Ahora, gracias al trabajo del proyecto WIP, puede que estemos a un paso de una nueva internet, una nueva red mundial. En ella los usuarios podrán crear espontáneamente sus propias redes en cuestión de minutos y con cualquier tipo de dispositivo de datos: móvil o fijo, portátil o de sobremesa. Esto implica tener que reinventar Internet completamente, cambiar las herramientas de su tecnología subyacente, crear nuevos principios operativos y definir nuevos protocolos de comunicación para que todo funcione con cualquier tecnología.

“Cuando apareció Internet, se dio por hecho que los dispositivos serían fijos y estarían conectados por cables”, destacó Marcelo Dias de Amorim, investigador del proyecto WIP. “Pero la situación ha cambiado. Muchos dispositivos son móviles y cuentan con funciones de comunicación inalámbrica.”

Muchos de los supuestos fundamentales de la versión original de Internet se han superado y muchos otros pilares de la Web son simplemente soluciones provisionales (incluso métodos de autogeneración o bootstrap) a problemas diferenciados. Todo parece bastante fortuito.

El proyecto WIP quiere cambiar esto, reinventando Internet y sus métodos subyacentes, lo que ellos denominan jocosamente “tecnología perjudicial”. Es una idea revolucionaria y radical. ¿Pero es realista?

Redes de fabricación casera
“No pretendemos sustituir Internet sólo con apretar un botón”, advirtió Dias de Amorim. “Lo que proponemos es un conjunto de tecnologías y estándares robusto, flexible, optimizado y, sobre todo, sencillo para el usuario, lo que significará que cualquier usuario de cualquier lugar podrá identificar y establecer redes con cualquier dispositivo cercano. Y todo ello sin ningún tipo de experiencia técnica”.

Un ejemplo ayudará a explicar el concepto. Usted vive en un bloque de pisos. Descubre las conexiones Wi-Fi de sus vecinos y les invita a crear una nueva ‘red vecinal’ con un par de clics. Ahora podrá intercambiar datos y comunicarse con todo el mundo. Todos tienen conexiones a Internet a través de un ISP a 1, 2 y 5 megabits/segundo (Mbits/s). Decide crear un fondo común y alquilar una línea de fibra óptica que gestiona voz, datos y TV para todo el edificio. De repente, todos tienen conexiones de 10 Mbits/s.

Otro ejemplo. Usted va a un concierto con unos amigos, establece una red provisional y durante el resto del día todos pueden comunicarse a través de texto, voz o imagen de forma gratuita.

Es un concepto radical que debe superar ciertos fallos de diseño importantes que existen actualmente en Internet. Un ejemplo sencillo: una dirección IP controla el enrutamiento de información y la identidad del destinatario. “Esto es válido para las redes cableadas, pero no si el usuario se mueve. Ha cambiado su dirección, no su identidad”, reveló Dias de Amorim. “Pero si se utilizan valores independientes para la identidad y el enrutamiento, entonces no hay ningún problema, aun cuando el usuario esté caminando por un parque. Hemos separado con éxito las dos funciones”.

Ese es uno de tantos retos que el proyecto WIP ha solucionado durante su investigación. Es un replanteamiento radical de la tecnología actual, ¿pero puede sustituir a Internet? “No es eso lo que queremos decir”, afirmó Dias de Amorim. “Convierte a la dirección en la base de las redes, pero puede conectarse a Internet correctamente. Dicho esto, si todo el mundo o una gran mayoría utiliza WIP para crear internets, entonces WIP es Internet.”

El proyecto no está completamente finalizado, pero ha hecho enormes progresos. Dividieron una gran cantidad de retos técnicos en tres grandes grupos: aplicaciones de usuario e interfaz, protocolos de enrutamiento e innovaciones tecnológicas físicas. Se adaptan a la perfección para que los usuarios puedan establecer la red, permitiendo que los protocolos se comuniquen con cualquier dispositivo, y logran que los dispositivos cumplan los requisitos. Se trata de redes de enchufar y usar para aplicaciones de un nivel más avanzado.

Sorprendentemente, WIP ya se encuentra en la fase de prueba, utilizando laboratorios creados especialmente para la tarea, con muchos de los componentes del sistema. En el próximo año finalizará algunos elementos y los integrará entre sí. Por último, espera difundir la tecnología en comunidades prometedoras para dar un impulso a su adopción.

En ese momento puede que veamos el comienzo de la Web 3.0.

Fuente: SINC/AG
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevo paso hacia la internet cuántica
Logran almacenar un único fotón en dos memorias cuánticas alejadas

Hasta ahora se había conseguido por separado el entrelazamiento de memorias cuánticas y el almacenamiento de fotones dentro, pero investigadores del Instituto de Ciencias Fotónicas han conseguido todo a la vez: mantener durante 25 microsegundos un fotón, en estado de superposición cuántica, en dos dispositivos separados a 10 m de distancia. La técnica es compatible con la red de telecomunicaciones actual y ayudará al desarrollo de los repetidores cuánticos.

Cómo convertir teléfonos móviles de última generación en ‘miniescáneres’

Los móviles 5G y algunos con radar incorporado se pueden transformar en escáneres para ver a través de la ropa, el papel o el cartón, como hacen los dispositivos de seguridad en los aeropuertos. Investigadores de la Universidad de Oviedo han desarrollado un prototipo de este novedoso y barato sistema de imagen.