Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Análisis

Una guía ética para respetar los restos humanos

Expertos en paleogenética, ética y conservación museística han acordado unas normas mínimas para investigar el ADN antiguo. Entre ellas destacan el compromiso a que los datos genéticos obtenidos sean de dominio público y a colaborar con grupos de interés para garantizar el respeto y la sensibilidad a los grupos nativos implicados.

Los estudios sobre el genoma humano antiguo se acercan cada vez más a la actualidad, con lo cual es posible establecer vínculos de ancestralidad con poblaciones actuales. / Adobe Stock

Gracias a las nuevas tecnologías de secuenciación masiva, en el año 2010 se publicó el primer genoma humano antiguo, procedente de una momia de Groenlandia. Hasta el momento se han publicado más de 5.000 genomas humanos prehistóricos e históricos y un trabajo reciente (todavía sin publicar) aporta más de 800 nuevos en un solo artículo. 

No solo hay cantidad, sino que además cada vez se acercan más a la actualidad, con lo cual es posible establecer vínculos de ancestralidad y, tal vez, genealógicos con poblaciones actuales. Es evidente que se necesita un marco ético ampliamente aceptado para poder seguir llevando a cabo estos estudios que pueden afectar percepciones de identidad fundamentales para las poblaciones humanas actuales.

Hasta el momento se han publicado más de 5.000 genomas humanos prehistóricos e históricos y un trabajo reciente todavía sin publicar aporta más de 800 nuevos

Normas en la investigación del ADN

Hace unos meses, un conjunto de 64 investigadores de 24 países distintos, entre los que se encontraban las máximas autoridades mundiales en paleogenética, así como expertos en ética y en conservación museística, nos reunimos para acordar unas normas mínimas en la investigación en ADN antiguo que nos comprometíamos a respetar. 

Estas normas se han publicado hoy en la revista Nature, así como las traducciones a más de 20 idiomas distintos, realizadas por los propios autores. Yo he intervenido en la traducción al español y he hecho también la del catalán.

En este marco de indiscutible repercusión mundial proponemos cinco puntos a seguir para los estudios futuros de ADN antiguo:

1. Cumplir las normativas de los países donde se originan y se conservan los restos y las de los propios centros de investigación donde se analizan.
2. Preparar un plan de trabajo detallado antes de empezar el estudio.
3. Minimizar el daño (que, aunque pequeño, es inevitable) a los restos humanos.
4. Comprometerse a que los datos genéticos obtenidos sean de dominio público.
5. Colaborar con grupos de interés para garantizar el respeto y la sensibilidad a los grupos nativos implicados.

Expertos en paleogenética, ética y conservación museística se reunieron para acordar unas normas mínimas en la investigación en ADN antiguo, por ejemplo, cumplir las normativas de los países donde se originan y se conservan los restos

Respetar las culturas indígenas

El estudio apunta también a la necesidad de revisar las concepciones de ser indígena y de no exportar normativas que se han creado en EE UU como si se tuvieran que aplicar a otros países de forma acrítica. Por ejemplo, hay países como México y Perú, donde el patrimonio indígena está integrado en nociones actuales de identidad nacional y donde importar estas normativas norteamericanas podría interpretarse como una forma de paternalismo.

En el documento, los principales investigadores en el campo nos comprometemos a no repetir errores del pasado colonial, que son especialmente evidentes en países africanos, y a crear repositorios de datos en los países de origen, así como revertir beneficios de la investigación a los grupos implicados y hacer que estos puedan intervenir activamente en discusiones sobre el significado de los resultados científicos.

Hay que tener en cuenta que estos resultados paleogenéticos pueden integrarse en concepciones tradicionales de la identidad de cada colectivo y que todas estas ideas son elementos importantes en la compleja concepción del pasado de la humanidad.

En el documento, los principales investigadores en el campo nos comprometemos a no repetir errores del pasado colonial, que son especialmente evidentes en países africanos

La idea básica subyacente es que los restos humanos antiguos deben de ser tratados con el respeto que merecen: pertenecen a personas que existieron y cuyo legado en la historia es en buena medida su historia genética, que puede ser integrada en una visión amplia de una humanidad común. En realidad, dichas normativas deberían también aplicarse a los estudios genéticos de humanos actuales, que con frecuencia presentan problemas similares de interlocución con las comunidades indígenas.

Carles Lalueza-Fox es paleogenetista e investigador principal del laboratorio de paleogenómica en el Instituto de Biología Evolutiva (IBE) del CSIC y la Universidad Pompeu Fabra. 

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.