Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican las fuentes de mercurio en la tundra ártica

Foto de la torre de medición micrometeorológica en la tundra durante la aparición de auroras boreales / Yannick Agnan

Las actividades antropogénicas han conducido a la contaminación a gran escala de mercurio en el Ártico. Sin embargo, hasta ahora no se sabía cuál era su origen.

Varios estudios habían sugerido que la ciclación química del mercurio –reacciones que producen el cierre de estructuras moleculares– y la deposición húmeda de este elemento químico por precipitación fueron las principales fuentes de mercurio en el Ártico en su forma oxidada, pero esta hipótesis ha sido cuestionada.

Ahora, Daniel Obris, experto en química ambiental y contaminación de la Universidad de Massachusetts (EE UU), y su equipo han recolectado mediciones de campo, que incluyen la deposición de mercurio y datos de isótopos estables en la tundra ártica, durante un período de dos años.

El objetivo del estudio, publicado en la revista Nature, ha sido determinar las principales fuentes de mercurio en este ecosistema.

Los autores han encontrado que el mercurio elemental gaseoso –una forma sujeta al transporte atmosférico de largo alcance y a la distribución atmosférica global– es la dominante en el ecosistema de la tundra ya que representa el 71% del total.

Según los datos obtenidos, la deposición de mercurio se produjo durante todo el año y se registró un aumento durante los meses de verano debido a su absorción por la vegetación.

Los hallazgos indican que la tundra ártica sirve como un importante repositorio para el mercurio atmosférico y que las altas concentraciones encontradas en el suelo de la tundra también pueden explicar por qué los ríos árticos transportan grandes cantidades de mercurio anualmente al Océano Ártico.

Artículos relacionados