Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La primera guardería de tiburones blancos en el Atlántico Norte

OCEARCH / R. Snow
2 octubre 2016 8:00 CEST

Montuak, la joven hembra de tiburón blanco monitorizada. / OCEARCH

Hace años que los investigadores monitorizan a los tiburones blancos en el Atlántico Norte. Tras seguir la pista a ejemplares adultos, han encontrado por primera vez varios individuos jóvenes en las costas de EE UU de este océano.

“Hemos aprendido mucho sobre los tiburones adultos en los últimos años, pero los juveniles siguen siendo un completo misterio”, declara Tobey Curtis, científico en la NOAA Fisheries, centro que se ha encargado de etiquetar a dos de las crías llamadas Montauk –una hembra de 22 kilos y poco más de un metro de largo– y Hudson –un macho de 30 kilos y un metro y medio de largo–, protagonistas de #Cienciaalobestia esta semana.

Para los científicos, monitorizar a estos tiburones permitirá entender mejor lo importantes que son para su supervivencia las aguas de Long Island, en el estado de Nueva York. El equipo formado por investigadores de varias instituciones estadounidenses, lideradas por OCEARCH, tomaron además muestras de sangre y datos sobre su estado de salud en esta fase inicial de su vida.

Desde finales de agosto, cuando la aleta de Montauk sale a la superficie del agua, su localización y movimientos son rastreados a tiempo real a través de la app Global Shark Tracker. “Este es el primer paso para revelar la gran zona de cría del tiburón blanco”, dice Chris Fisher, director de OCEARCH.

Artículos relacionados