Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las Homo Erectus parieron bebés con grandes cerebros

Pelvis femenina del Homo Erectus.

Un nuevo hallazgo de un fósil de Homo erectus sugiere que las hembras de esta especie tenían pelvis grandes y anchas para poder dar luz a bebés con cerebros grandes. El investigador Scott W. Simpson y su equipo han recobrado y restaurado una pelvis casi completa de una hembra adulta H. erectus de Gona (Etiopía). Se cree que el H. erectus, que utilizaba herramientas relativamente sofisticadas, fue el primer homínido que emigró de África y podría haber sido el primero en controlar el fuego. Basándose en el esqueleto de un joven varón, “Turkana Boy”, los investigadores habían concluido previamente que el H. erectus tenía un cuerpo alto y delgado, posiblemente como resultado de su adaptación a un medio ambiente caluroso y tropical o por correr largas distancias. Una pelvis angosta en las mujeres también habría implicado que los bebés H. erectus nacían con cerebros relativamente pequeños que crecían de manera espectacular después del parto –una característica por lo demás única de los bebés de los humanos modernos. Sin embargo, la forma de la pelvis recién descubierta sugiere que los bebés H. erectus eran un 30% más grandes que lo que se creía anteriormente, con una tasa de crecimiento cerebral prenatal similar a la de los humanos, así como una tasa de crecimiento cerebral y corporal post-parto que se encuentra entre la de chimpancés y humanos. Los investigadores concluyen que la necesidad de parir bebés con grandes cerebros fue la razón que explica la forma de la pelvis femenina del H. erectus.

Fuente: SINC / Science / Scott Simpson
Derechos: Copyright
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar