Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Ada Lovelace, la programadora que rompió los estándares de una época

 Ada Lovelace, célebre por haber publicado lo que se reconoce hoy como el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina. / Curro Oñate

Hace hoy más de doscientos años, el 10 de diciembre de 1815, nacía en Londres Ada Lovelace, la célebre matemática y escritora británica que desarrolló el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina, por lo que se la considera la primera programadora de ordenadores.

Hija de Annabella Milbanke y el poeta del romanticismo Lord Byron, el matrimonio no duró mucho y un mes después de nacer Ada se separaron. La joven Ada Byron recibió una estricta educación, con lecciones de matemáticas y ciencia desde muy joven debido a la intención de su madre de erradicar la herencia de ‘locura poética’ que llevaba en los genes.

Aunque en el siglo XIX no era frecuente que las mujeres estudiasen ciencia, Ada contó con grandes maestros, como el matemático Augustus de Morgan o la astrónoma escocesa Mary Somerville. Esta última le presentaría al matemático Charles Babbage, con quien trabó una gran amistad y una fructífera colaboración.

El programa ideado por Ada, basado en los números de Bernoulli, describe con detalle las operaciones que la máquina de Babbage tendría que realizar para calcularlos. Este código está considerado como el primer algoritmo específicamente diseñado para ser ejecutado por un ordenador y supuso una revolución en el campo de la informática.

También entrevió que la música podría ser creada por ordenadores. Ada pensó que las notas y sonidos podían ser ‘traducidos’ por máquinas analíticas para crear melodías complejas.  

“Supongamos, por ejemplo, que las relaciones fundamentales entre los sonidos, en el arte de la armonía, fueran susceptibles de tales expresiones y adaptaciones: la máquina podría componer piezas musicales todo lo largas y complejas que se quisiera”, señala en su estudio Notas.

El lenguaje de programación Ada, creado en la década de 1980, fue llamado así como reconocimiento a la brillante científica. Además, el segundo martes de octubre se celebra el Día Internacional de Ada Lovelace cuyo objetivo es elevar el perfil de las mujeres en las áreas STEM.  

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Queremos saber tu opinión