Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La nieve cubre las arenas del Sáhara

Hace 35 años, una nevada cubría las dunas del Sáhara. / Wearbeard

Hace 35 años, una nevada cubría las dunas del Sáhara. / Wearbeard

La estampa de ver un desierto como el del Sáhara cubierto de nieve es algo insólito, pero no es una situación tan impensable.

En los desiertos los días suelen ser muy cálidos, con temperaturas que pueden llegar a los 50 grados, pero las noches son bastante frías, con mínimas que pueden situarse por debajo de los 0 grados centígrados.

En determinadas situaciones, coincide la llegada de mucho aire frío con humedad, dando lugar a precipitaciones que, de forma excepcional, pueden ser en forma de nieve.

Esta situación ocurrió el 18 de febrero de 1979. Una bolsa de aire frío se situó en la vertical de la frontera de Libia, con Argelia y Túnez. El resultado fue una nevada, la primera que se recuerda en esta zona del Sáhara.

Algunos medios recogen en sus crónicas cómo "llegó a nevar tanto que paralizó el tráfico de algunas poblaciones".

Tras 37 años, se repitió lo insólito. La ciudad argelina de Ain Sefra, la ‘puerta de entrada al desierto’ situada entre el extremo norte del Sáhara y las montañas del Atlas, amaneció cubierta de nieve el pasado 19 de diciembre de 2016.