Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Muere Murray Gell-Mann, el nobel de Física que puso nombre a los quarks

Muere Murray Gell-Mann, el nobel de Física que puso nombre a los quarks

El científico estadounidense Murray Gell-Mann, que recibió el Premio Nobel de Física en 1969 por sus trabajos teóricos sobre las partículas elementales que constituyen la materia, ha fallecido este 24 de mayo a la edad de 89 años en Santa Fe (Nuevo México, EE UU).

Además de por clasificar y poner orden en el mundo de las partículas subatómicas, el investigador es conocido por acuñar el término ‘quarks’ para designar a uno de sus tipos (las únicas que interaccionan con las cuatro fuerzas fundamentales: gravedad, electromagnetismo, interacción fuerte y débil). La palabra la encontró en el libro Finnegans Wake de James Joyce.

Gell-Mann, nacido en Nueva York el 15 de septiembre de 1929, fue profesor emérito de Física Teórica en el Instituto Tecnológico de California (Caltech), cofundador del Instituto Santa Fe y también impartió clases en la Universidad de Nuevo México y la Universidad del Sur de California. Además, pasó varios períodos en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN).

“Aunque fue más conocido por sus contribuciones a la física de partículas, Gell-Mann quería entender la ‘cadena de relaciones’ que conectaban las leyes universales de la física con sistemas complejos como la economía y la cultura humana”, destaca el Instituto Santa Fe en un comunicado.

En su libro El quark y el jaguar, el nobel de Física describe "esos dos aspectos de la naturaleza: por un lado, las leyes físicas subyacentes de la materia y el universo, y por otro, el rico tejido del mundo que percibimos directamente y del que formamos parte”.