Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nacimiento del primer ser humano que pisará la Luna

Wearbeard

El 5 de agosto de 1930 nació en Wapakoneta (Ohio, EE UU) el astronauta Neil Armstrong, la primera persona que pisó la Luna y que pronunció la famosa frase: “Un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

Su pasión por volar surgió con tan solo dos años, cuando su padre le llevó a ver las Carreras Aéreas de Cleveland, y a los cinco ya montó en un avión. Por su 16º cumpleaños obtuvo un certificado de vuelo de estudiante, lo que le permitió realizar su primer vuelo en solitario antes incluso de tener el carnet de conducir.

Después se graduó en ingeniería aeronáutica en la Universidad Purdue gracias a una beca de la Armada de los Estados Unidos, donde ingresó en 1949, convirtiéndose en aviador naval. Fue piloto de caza en la guerra de Corea y de pruebas en el Centro de Vuelo de Alta Velocidad del por entonces llamado Comité Asesor Nacional para la Aeronáutica (NACA).

Esta agencia luego se transformaría en la NASA, donde Armstrong ingresó en 1962 formando parte del segundo cuerpo de astronautas. Realizó su primer vuelo espacial como comandante de la misión Gemini 8 en 1966, el primer astronauta civil que lo conseguía. Su segundo y último vuelo espacial ya fue comandando la misión Apolo 11.

En julio de 1969, Armstrong y el piloto del módulo lunar Buzz Aldrin descendieron a la superficie de la Luna y caminaron por ella durante dos horas y media, mientras Michael Collins los esperaba orbitando en el módulo de mando y servicio. A su regreso, los tres se convirtieron en héroes y recibieron multitud de reconocimientos en todo el mundo, incluida España.

Después de esta histórica misión, Armstrong mantuvo un perfil bajo. Abandonó la NASA en 1971 y aceptó un puesto de profesor en el departamento de Ingeniería Aeroespacial de la Universidad de Cincinnati, donde impartió clases hasta 1979. Falleció a los 82 años debido a complicaciones de un baipás coronario.

Fuente: SINC