Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una sonrisa en mi teclado ;-)

El 'emoticono' de Internet cumple 30 años ;-)

Poco a poco estas 'caritas' se han ido haciendo casi imprescindibles en mensajes de correo electrónico, chats, foros de debates y blogs, con el objetivo de intentar atenuar la neutralidad de lo escrito, los malentendidos o simplemente para intentar dotar al lenguaje escrito de algo de emotividad. Esta semana se cumplen años desde que a un profesor estadounidense se le ocurrió escribir en la pantalla de su computadora tres signos de puntuación, :-), para dibujar una pequeña cara que sonríe en forma horizontal. Se trataba de Scott Fahlman, un profesor de informática de la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburg.

Acababa de inventar el 'emoticono' de Internet. Su idea dio nacimiento a un nuevo método de expresión, que desde entonces sería utilizado por los internautas del mundo entero. Su invención no fue fruto de la casualidad: ese 19 de septiembre de 1982, Fahlman conversó con sus colegas sobre la posibilidad de incluir humor en un mensaje electrónico, y propuso usar el dibujo de la sonrisa que cualquiera podía componer sobre su teclado, según se puede leer en el mensaje original. La idea rápidamente se extendió a otras universidades y laboratorios de investigación. Poco a poco, esa posibilidad de crear emociones mediante las teclas se propagaría por todo el mundo. Fuente: varios

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar