Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Veinte años después del 'Homo antecessor'

Se cumplen 20 años de la aparición de los primeros restos de 'Homo antecessor' en Atapuerca. SINC

Se cumplen 20 años de la aparición de los primeros restos de 'Homo antecessor' en Atapuerca. / SINC

Han pasado ya más de dos décadas desde aquel 8 de julio de 1994 en el que unos restos de homínido hallados en el nivel 6 de la Gran Dolina de Atapuerca pusieron patas arriba las teorías de la evolución humana, al adelantar medio millón de años el poblamiento del Viejo Continente. De ahí que comúnmente se conozca a la especie 'Homo antecessor' como el primer europeo.

Los restos encontrados en la Gran Dolina tienen unos 900.000 años pero en 2007 se halló parte de una mandíbula a la que se le atribuyen más de 1.200.000 años de antigüedad, pertenecientes a la misma especie. Se trata del europeo más antiguo de la historia encontrado hasta el momento.

Eran individuos altos, fuertes, con rostro de rasgos arcaicos y cerebro más pequeño que el del hombre actual. La mayoría alcanzarían una altura de entre 160 y 185 centímetros y un peso de entre 60 y 90 kilogramos.

En la actualidad, la validez de esta denominación como especie diferente es defendida por sus descubridores y otros expertos, que consideran que el Homo antecessor precede al Homo heidelbergensis y por tanto es también antepasado de los neandertales; sin embargo, parte de la comunidad científica la considera una simple denominación, no específica, para referirse a restos encontrados en Atapuerca, que ellos asignan al heidelbergensis o bien, la consideran una variedad de Homo erectus u Homo ergaster.

La respuesta seguramente descansa en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca.