Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Cientos de ballenas piloto mueren varadas en la costa sur de Australia

Copyright
Fotografía tomada por la Policía de Tasmania

De las 470 ballenas piloto varadas al oeste de Tasmania (frente a la costa sur de Australia), 380 han muerto, mientras que 70 han podido ser rescatadas, según han informado las autoridades locales.

Los equipos de rescate se centran ahora en salvar a los últimos cetáceos que quedan vivos. Desde comienzos de esta semana, tratan de devolver a estos animales a aguas más profundas con la ayuda de numerosos voluntarios. Según la bióloga de fauna silvestre Marina Kris Carlyon, del Programa de Conservación de Especies, se trata del mayor número de ballenas piloto varadas registrado en Tasmania.

La comunidad científica todavía no ha logrado descifrar el motivo de este trágico acontecimiento. Como principales hipótesis, se baraja que pueden haber llegado hasta la orilla atraídas por los sónares de grandes buques; otra posible explicación es que el cabeza de grupo, desorientado por alguna enfermedad, guiase al resto de cetáceos hasta la costa, ya que esta especie puede viajar hasta en grupos de mil ejemplares.

Aunque se las conoce como ballenas piloto, realmente son un género de cetáceos odontocetos de la familia Delphinidae, más cercano a los delfines que a las ballenas. Pueden llegar a pesar dos toneladas y media y a medir seis metros de longitud.

Fuente:
EFE
Derechos: Copyright
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar