Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El eclipse anular deja imágenes de un Sol menguante

Copyright
El “anillo de fuego” solo pudo verse en pocas zonas del planeta. / EFE

El primer eclipse solar anular de 2021 solo dejó ver el “anillo de fuego” que le caracteriza en el Polo Norte, en zonas de Canadá y en Rusia. El resto de lugares donde era visible tuvieron que conformarse con un sol mordido, o como una Luna menguante y, en ocasiones, acompañada de nubes.

La Luna se interpuso entre el Sol y la Tierra pero, por el momento de su órbita que la mantiene más alejada de lo normal de nuestro planeta, no logró cubrir totalmente la superficie de la estrella.

El noreste de Canadá, el norte de Groenlandia, el océano Ártico y el noreste de Rusia fueron los puntos donde el “anillo de fuego” fue más perfecto. En el resto del mundo, los aficionados pudieron disfrutar de un Sol al que en mayor o menor medida les faltaba un pedazo.

La estrella parecía una Luna creciente o menguante en muchos lugares de Estados Unidos, como pudo verse en Nueva York o en Boston, donde la aparición de las nubes también dejó sugerentes imágenes.

Allá donde el eclipse fue menor, nuestra estrella se vio solo ligeramente mordida, como en Bruselas, donde también estaba nublado, o en el norte de España, con un cielo despejado que dejó ver un Sol que parecía tocado por unos pequeños cuernos.

Fuente:
EFE
Derechos: Copyright
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar