Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Miles de grullas aterrizan en la Laguna de Gallocanta para pasar el invierno

Miles de grullas aterrizan en la Laguna de Gallocanta

Si se quiere experimentar uno de los más impresionantes espectáculos sonoros y visuales de la naturaleza en España, se debe acudir a la Laguna de Gallocanta, una de las mayores lagunas saladas naturales de Europa y la más grande de España. Son las 7 de la mañana. El trompeteo de las grullas despierta a la laguna salada de Gallocanta. Al amanecer estas aves realizan su primer trayecto del día. Son tan esquivas como elegantes en su vuelo. El madrugón merece la pena. Las bandadas, dispersas, se perderán entre la niebla. Para las aves esta reserva natural es una lujosa área de servicio en la que se mezclan las grullas que llegan, las que se van y las que se quedarán hasta la primavera. Desde hace unos años unas diez mil grullas pasan el invierno aquí. No es fácil encontrarlas durante el día y para verlas bien hace falta una buena óptica. Cuando la luz empieza a escasear localizamos a varias bandadas en los pre-dormideros. Sólo volverán a dormir a la cambiante laguna de Gallocanta cuando se eche la noche.

Fuente: ATLAS
Derechos: Copyright
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar