Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

"El valle del Tamanart cuenta con una riqueza arqueológica hasta ahora desconocida"

Al sur de Marruecos, en el Anti-Atlas, se encuentra el valle de Tamanart donde abundan los motivos rupestres aún por descifrar, datar y analizar. Ese es el objetivo de Martí Mas, profesor del departamento de Prehistoria y Arqueología de la UNED y codirector del proyecto, y Mónica Solís, arquéologa y también profesora de la UNED en el centro asociado de Madrid, que trabajan desde hace años en el estudio del arte prehistórico de este lugar. Ahora esperan crear un centro de investigación e interpretación en la zona gracias a la campaña de captación de fondos a través de Precipita, la plataforma de crowdfunding de la FECYT.

divulgaUNED
18/2/2015 13:14 CEST

Martí Mas y Mónica Solís, investigadores del Proyecto de Investigación Tamanart. / divulgaUNED

¿Por qué se necesita un centro de investigación e interpretación en el Valle del Tamanart?

Martí Mas (M.M) Principalmente para dar a conocer el patrimonio cultural de la zona. Además, el centro estimularía la publicación de los resultados de las investigaciones que estamos realizando. Disponemos de un edificio que vamos a musealizar y paralelamente desarrollaremos un sitio web que funcionará como museo virtual, para llegar a toda la sociedad. Las investigaciones arqueológicas que se vienen realizando desde 2011 han documentado numerosos lugares con arte rupestre, miles de rocas, paneles y figuras, y se han descubierto yacimientos al aire libre con industria lítica y cerámica, túmulos, etc. Esta documentación, que se complementa con estudios geológicos, topográficos, y químicos, nos permite definir cronologías muy antiguas y aproximaciones paleoclimáticas.

Mónica Solís (M.S) El valle del Tamanart cuenta con una gran riqueza arqueológica y tiene un patrimonio de inestimable valor cultural pero que hasta ahora es bastante desconocido. Hemos estudiado grabados que cubren una secuencia prehistórica aún por descifrar y analizar. Todo esto podrá ponerse en conocimiento de la sociedad si construimos el centro de investigación.

"Desde 2011 se han documentado numerosos lugares con arte rupestre, miles de rocas, paneles y figuras"

¿Cómo será ese centro?

M.M. El centro será un espacio donde poder exponer, de manera permanente, los resultados de las investigaciones. También dispondrá de una biblioteca que resultará muy útil a quienes estén realizando allí sus tesis doctorales. En definitiva, será la sede que acogerá a los futuros investigadores nacionales e internacionales.

M.S. Además, propiciará un entorno multidisciplinar. En el centro se formará a los investigadores, bien sea los que actualmente trabajan en el Proyecto Tamanart o a aquellos que se vayan incorporando en el futuro.

¿De qué manera podría contribuir este proyecto al desarrollo local?

M.S. La zona en la que trabajamos es un área rural que, por cuestiones climáticas, tiene unos recursos limitados, ya que nos encontramos tan sólo a diez kilómetros de la hamada. El centro de investigación arqueológica Tamanart dará a conocer el patrimonio y ayudará a dinamizar el desarrollo sostenible del lugar. A parte de visibilizar al resto del mundo el importante patrimonio que allí se esconde, el hecho de poner en valor esta riqueza ante la población local es una medida de conservación preventiva.

¿Quiénes participan en esta aventura?

M.M. El equipo está codirigido por la UNED, y colaboramos con otras universidades, el CSIC y empresas privadas. Nuestro socio marroquí es el Centre National du Patrimoine Rupestre de Agadir. El Proyecto Tamanart cuenta desde 2011 con la financiación del Instituto del Patrimonio Cultural de España.

¿En qué consiste la colaboración con la parte marroquí?

M.S. Se trata de un intercambio entre expertos. Estamos buscando implementar tecnologías y métodos de investigación que nos permitan estar a la vanguardia. Ellos aportan el conocimiento de su cultura y su experiencia, es decir nos dan claves sobre su historia, lo que resulta esencial para nuestro estudio.

Es la primera vez que hacéis una campaña de crowdfunding, ¿cuál es vuestra impresión?

M.M. Debemos adaptarnos a los nuevos tiempos, y no hay nada más sugerente que contribuir al conocimiento de la sociedad a partir de la propia sociedad. Después de haber llevado a cabo el Proyecto Tamanart desde 2011, el crowdfunding nos permitiría dar un paso más y crear el centro de investigación arqueológica Tamanart.

M.S. Creo que de aquí en adelante esta es una buena fórmula para poner en conocimiento de la sociedad los resultados de nuestras investigaciones. Confiamos en que va a ir muy bien.

Fuente: UNED
Derechos: Creative Commons CC BY-SA
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así se transformó el óxido de hierro en ocre durante el Paleolítico final y el Neolítico

Hace entre 15.000 y 6.000 años, se utilizaban ocres y otros colorantes para el arte prehistórico, pero también para la protección de la piel y como pintura corporal, entre otros usos. Un equipo, liderado por la Universidad de Valencia, que muestra por primera vez cómo se obtuvo y se aprovisionó el óxido de hierro para transformarlo en los ocres de uso doméstico.

Alt de la imagen
Los humanos usaban camas de hierba hace 200.000 años

Estos lechos servían como zona de descanso y como espacio para el trabajo cotidiano, al tiempo que permitían repeler insectos gracias al uso de cenizas. El descubrimiento, publicado en Science y que cuenta con colaboración española, supone el uso humano más antiguo registrado de camas de hierba, superando las evidencias anteriores en más de 100.000 años.