Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El presupuesto es de tres millones de euros

A la búsqueda de materiales compuestos que aumenten la seguridad de los aviones

Dotar de mayor seguridad a los aviones, con mecanismos que eviten, por ejemplo, la formación de capas de hielo en las alas o en la superficie de los aviones, o la incorporación de sistemas que impidan la propagación de incendios en caso de accidente, es el objetivo de Laysa. El nuevo proyecto científico europeo está centrado en la investigación de 'capas multifuncionales en materiales compuestos'.

Imagen: Bazin Erwan.

Con un presupuesto inicial de 3 millones de euros y la participación de 12 socios europeos bajo el liderazgo de TECNALIA-Aerospace, el desarrollo del proyecto Laysa incluye, además, como participación española, a las empresas Aernnova (antigua Gamesa Aeronáutica) y Aries Complex (Aricom).

El proyecto tiene una duración prevista de tres años, y nace con el objetivo global de incorporar soluciones de seguridad a los aviones. Entre ellas, soluciones para evitar que se formen capas de hielo en las alas o en la superficie de los aviones, o impedir la propagación de incendios en caso de accidente, mediante la utilización de nanorefuerzos inorgánicos y/o de carbono en los que además se evaluará su capacidad sensora.

En Laysa, participan empresas, centros de investigación y universidades del Reino Unido, Suecia, Francia, Suiza, Grecia y España. Es destacable la cooperación de dos universidades líderes en tecnologías del hielo y del fuego, respectivamente, como son la de Cranfield y la de Lille.

Los materiales compuestos se caracterizan por su tenacidad y dureza. Son compatibles con la ligereza y tienen menor peso que los materiales metálicos. Además, son especialmente aerodinámicos para aplicar en aeronáutica, al ser los idóneos para piezas y diseños de componentes o estructuras de formas complejas. Además, no tienen los problemas de corrosión de los materiales metálicos, por lo que su empleo es cada vez mayor en la industria aeronáutica.

Además de liderar y coordinar el proyecto, la unidad aeroespacial de TECNALIA se encargará de caracterizar y desarrollar los materiales compuestos (nanomateriales: nanotubos y nanofibras de carbono, etc.) con el fin de que puedan tener la conductividad térmica y eléctrica adecuadas. De especial relevancia puede considerarse el hecho de que TECNALIA lidere uno de los proyectos Level 1 de una totalidad de 22 financiados en la 1ª convocatoria del 7º Programa Marco, en cuya lista solamente se pueden encontrar lideres tan relevantes como Airbus, EADS, Rolls-Royce, Alenia, Thales y otros gigantes del sector aeronáutico.

Fuente: INASMET-Tecnalia
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un competidor de las baterías
Supercondensadores de grafeno para almacenar energía

En los últimos años se han conseguido avances espectaculares en el desarrollo de los acumuladores de grafeno, cada vez más eficientes y con mayor densidad de energía y potencia, por lo que pronto podrían estar en nuestros dispositivos electrónicos. Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han revisado las mejoras, desde el mayor rendimiento de los electrodos hasta la cada vez mayor miniaturización.  

Materiales magnetointeligentes para cicatrizar heridas

Ingenieros de la Universidad Carlos III de Madrid han elaborado una guía teórica para sistemas magnetoactivos, aquellos formados por una matriz polimérica y partículas magnéticas, con los que se podría estimular la cicatrización de lesiones epiteliales. Los autores trabajan dentro de un proyecto europeo para desarrollar músculos artificiales y otras formas de estimulación biomecánica.