Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

A la búsqueda de nuevas denominaciones de origen para vinos de Iberoamérica

El Grupo de Investigación en Viticultura de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid lidera un equipo internacional de expertos que trabaja en la identificación de denominaciones de origen vitivinícola en Iberoamérica. La iniciativa pretende mejorar la calidad de estos vinos para impulsar su comercialización en el mercado internacional.

El consumo mundial de vino se encuentra en franco crecimiento y está sometido, como otros, a la globalización de los mercados. Los intercambios de información y conocimientos entre países son de gran importancia ya que facilitan la expansión de la cultura del vino. La demanda se dirige, hoy en día, hacia productos de calidad con rasgos peculiares.

En diversas regiones latinoamericanas, la vitivinicultura constituye una actividad socioeconómica muy importante, ya que en ése continente se da una gran variedad de climas. De las 92 regiones vitícolas estudiadas, en 8 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Cuba, Méjico, Perú y Uruguay, se han identificado 23 climas vitícolas, lo que supone el 60% del total de los grupos climáticos vitícolas identificados a nivel mundial.

Esta variedad de climas explica la diversidad de los productos de la región latinoamericana y la tipicidad de sus caldos. Incluso en regiones subtropicales en Brasil y Cuba con un clima vitícola con variabilidad interanual, trabajos de investigación han concluido que se pueden llegar a producir hasta dos cosechas distintas cada año.

Con el fin de caracterizar las diferentes zonas vitícolas de los 8 países latinoamericanos antes mencionados, el Grupo de Investigación en Viticultura de la UPM, dirigido por el profesor Vicente Sotés, ha participado junto con ellos y otros expertos de España y Portugal en un trabajo de investigación que ha establecido una relación entre las parcelas y las peculiaridades de los vinos correspondientes. Esta labor ha evidenciado la influencia del medio en la calidad de sus vinos y ha favorecido la penetración comercial de los mismos en los mercados internacionales.

El punto clave de esta investigación es el desarrollo de métodos de zonificación de las áreas de viñedo, que determinan el comportamiento de la vid y su delimitación geográfica, mediante un SIG (Sistema de Información Geográfica) que integra toda la información obtenida y la validación de la metodología empleada.

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) recomendó a sus países miembros el desarrollo de trabajos de este tipo y ha creado un Grupo de Expertos, para seguir trabajando en esta línea.

El Grupo de Investigación en Viticultura de la UPM, que lidera este trabajo de campo de rango internacional, es pionero en España en estudios de zonificación vitícola. Además, tiene una amplia experiencia en la caracterización por zonas de las denominaciones de origen más importantes de nuestro país, como Ribera del Duero, Rioja, Rueda, Somontano, Toro, o Cigales, entre otras.

Más información:

http://www.etsia.upm.es/

http://www.upm.es/

Fuente: Universidad Politécnica de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.