Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Así influyen entrenamientos y partidos en las lesiones musculares del fútbol profesional

Un nuevo estudio analiza las condiciones en las que se producen estos daños en los jugadores de primera división. La clave está en si la carga física antes de un partido es más alta de lo habitual para el deportista en concreto y cómo esta se percibe. 

El jugador del Real Madrid Eden Hazard se queja de su pierna derecha en una fotografía de archivo. / EFE | Juan Carlos Hidalgo

En el fútbol profesional, las lesiones suponen unos de los mayores problemas que encuentran los clubes para enfrentarse a las exigencias de la alta competición. Según las estimaciones, un equipo de 25 jugadores tendrá de media unas 50 lesiones al año. Es más, el progresivo aumento del número de partidos por temporada ha contribuido a que su incidencia crezca.

Un estudio publicado recientemente en el International Journal of Sports Medicine muestra cómo afecta la carga de los entrenamientos y partidos en los problemas musculares de los deportistas profesionales de fútbol. En concreto, analizaron a 40 jugadores de primera división de España (LaLiga Santander) para entender qué factores pueden asociarse a un daño de este tipo.

Un equipo de 25 jugadores tendrá de media unas 50 lesiones al año. Y el progresivo aumento del número de partidos por temporada ha contribuido a que su incidencia crezca

“Las lesiones tienen un claro impacto deportivo, pero también generan un efecto económico. Se estima que por cada jugador lesionado durante un mes un club de fútbol profesional podría tener una pérdida de unos 500.000 euros”, explica a SINC Juan Del Coso, autor principal del trabajo e investigador en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Del Coso añade que “por este motivo, los equipos profesionales destinan una gran cantidad de recursos humanos y materiales a la prevención de lesiones, con cuerpos técnicos dedicados exclusivamente a prevenir o recuperar a los jugadores lesionados”, añade Del Coso.

Sin embargo, estas complicaciones se siguen produciendo en el fútbol profesional porque las demandas competitivas son muy elevadas y las causas de una lesión son multifactoriales.

Factores desencadenantes

Los científicos han medido la carga física y la sensación de fatiga en la semana antes de que se produzca la lesión muscular y lo han comparado con otros periodos. Igualmente, han evaluado cuánto corre el jugador en los 5 y 15 mininos  previos al daño y lo han comparado a lo que corre habitualmente en esas franjas de tiempo en otros partidos.

Los resultados demuestran que, siete días antes de una lesión, la carga física es más elevada y los deportistas sienten un mayor cansancio acumulado. “En el partido en el que se lesionan, coincide con que 5 minutos antes han tenido un periodo de mucha exigencia física, especialmente en distancia recorrida por encima de 21 km/h”, apunta el investigador.

Cuando haya un jugador con una fatiga excesiva en los días antes de un partido, los equipos técnicos deberían plantear a los entrenadores el mayor riesgo que existe

Esto indica que la unión de fatiga física durante la semana antes del partido y un periodo de mucha intensidad durante este pueden ser factores desencadenantes de la lesión muscular.

Esta información puede tener mucho impacto en el fútbol profesional, ya que los equipos ya miden la carga física durante entrenamientos y partidos a través de varias herramientas. Además, suelen hacer un seguimiento a diario del cansancio. Por ello, cuando haya un jugador con una fatiga excesiva en los días antes de un partido, los equipos técnicos deberían plantear a los entrenadores el mayor riesgo de lesión que existe.

“Y, si es posible, este no debería participar en el encuentro, al menos si se quiere evitar el daño. En muchas ocasiones, es mejor que no juegue cuando está fatigado que perderlo durante un mes. En plena competición, es imposible impedir que se haga un periodo de 5 minutos de mucha actividad”. 

Lesiones menos graves, pero más incidencia

De entre todos los tipos de lesiones, las musculares son las que más preocupan a los equipos de fútbol profesional porque son las más recurrentes: suponen entre el 30 y el 50 % de las que se producen en un equipo. 

“Aunque los problemas musculares son menos graves que los de ligamentos, su efecto en los equipos es mayor porque su incidencia es mucho más alta y afectan habitualmente a los deportistas que compiten habitualmente”, continúa el experto. 

Las lesiones musculares son las que más preocupan a los equipos de fútbol profesional porque son las más recurrentes: suponen entre el 30 y el 50 % de las que se producen en un equipo

Esto implica que los jugadores de fútbol con más calidad en cada equipo, que son los que más partidos disputan, podrían ser los más expuestos a estas lesiones, especialmente en los momentos de la temporada en los que el calendario está congestionado, como cuando las competiciones nacionales e internacionales coinciden en la misma semana.

El papel de la carga física

Esta investigación ayuda a aclarar un debate existente en el fútbol profesional asociado a si la carga física es un desencadenante de una lesión muscular. “Hay autores que argumentan que los jugadores de fútbol pueden resistir grandes trabajos sin lesionarse, y es correcto hasta un cierto punto”, afirma Dl Coso.

Así, si en los 7 días anteriores a un partido importante el jugador ha estado sometido a una carga más elevada de lo habitual, y manifiesta una mayor fatiga, estos son signos claros de que se puede lesionar en el partido, sobre todo si durante la contienda se enfrenta a 5 minutos de muy alta intensidad. 

La clave no es si la carga física que afronta el deportista es alta o baja, si no si es más alta de lo habitual antes de un partido para la persona en concreto, y cómo esta se percibe

Juan Del Coso, autor

De manera indirecta, esta investigación también respalda el hecho de que haya rotaciones en los equipos y un mayor número de cambios, especialmente ahora que se permiten hasta cinco por partido.

“La clave no es si la carga física que afronta el deportista es alta o baja, si no si es más alta de lo habitual antes de un partido para la persona en concreto, y cómo esta se percibe”, concluye el experto de la URJC. 

Referencia:

Víctor Moreno-Pérez, Miguel Angel Campos-Vázquez, Javier Toscano, Víctor Javier Sotos-Martínez, Roberto López-Del Campo, Ricardo Resta, Juan Del Coso. Influence of the Weekly and Match-play Load on Muscle Injury in Professional Football Players. Int J Sports Med. 21 de febrero de 2022. doi: 10.1055/a-1533-2110. 

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados