Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Asocian alteraciones en compuestos de la membrana celular con la enfermedad de Alzheimer

Investigadores de la Universidad de Huelva jhan analizado el suero sanguíneo para detectar diferencias en las huellas metabólicas entre pacientes y personas sanas. Así han observado un desequilibrio en los procesos que ocurren en las membranas celulares que, al romperse, provocan la muerte neuronal. También modificaciones en sustancias implicadas en la obtención de energía de las neuronas.

Fundación Descubre
12/2/2016 20:04 CEST

Grupo de investigación de la Universidad de Huelva. / Fundación Descubre

Investigadores de la Universidad de Huelva han asociado alteraciones en ciertos compuestos de las membranas celulares con la enfermedad de Alzheimer. Esta conclusión se deriva de un estudio, publicado en Current Alzheimer Research, donde han aplicado técnicas metabolómicas basadas en el análisis de los compuestos que se generan en los procesos celulares, en muestras de suero sanguíneo de enfermos y personas sanas.

Los expertos han observado diferencias significativas en estos pacientes, como un desequilibrio en los niveles de fosfolípidos, moléculas que componen la membrana de las células y que, al romperse, provocan la muerte neuronal. También apuntan alteraciones en la concentración de carnitinas, implicadas en la obtención de energía por parte de las neuronas.

Se han bservado diferencias significativas en estos pacientes, como un desequilibrio en los niveles de fosfolípidos

Los expertos pretendían en su estudio comprender mejor los mecanismos que subyacen a la enfermedad. “En la actualidad no existen técnicas de diagnóstico para el alzhéimer y aún se conoce poco sobre los factores que originan la patología. Por ello, en los últimos años los esfuerzos científicos se dirigen a descubrir potenciales biomarcadores y su progresión desde etapas tempranas”, explica uno de los autores, Raúl González Domínguez de la Universidad de Huelva.

Los investigadores han aplicado las técnicas metabolómicas a muestras de suero sanguíneo de 137 enfermos de alzhéimer y controles sanos de la misma edad y sexo. Este método mide los denominados metabolitos: compuestos que se generan en las reacciones químicas que ocurren en el organismo. Por tanto, son una especie de 'huella dactilar' de la enfermedad que los científicos analizan para comprobar qué diferencias se aprecian entre ambos grupos de personas.

“Hemos utilizado la espectrometría de masas acoplada a cromatografía líquida de ultra-alta resolución, una técnica de análisis químico que permite separar y detectar los metabolitos presentes en la sangre. Es como ver una radiografía de la enfermedad”, asevera González Domínguez.

Estas huellas metabólicas de la enfermedad de Alzheimer se caracterizan por diferencias claras en numerosos metabolitos, sobre todo lípidos. En concreto, en los procesos que tienen lugar en un grupo preciso, los fosfolípidos y esfingolípidos, moléculas que componen la membrana de las células que, al romperse, provocan la muerte neuronal. También han observado alteraciones en las carnitinas, implicadas en la obtención de energía por parte de las neuronas.

La novedad es que se trata de un estudio no dirigido a un grupo de moléculas concretas

El investigador aclara que análisis anteriores ya apuntaban que el contenido de fosfolípidos disminuía en los pacientes. Sin embargo, este estudio matiza que no todos estos marcadores bajan. “En función de la composición del fosfolípido unos aumentan y otros disminuyen. Depende de su grado de saturación”, especifica el investigador.

La novedad, según destacan los investigadores, es que se trata de un estudio no dirigido a un grupo de moléculas concretas. “La metabolómica aborda todos los metabolitos implicados en los procesos biológicos. Es a posteriori, mediante comparación con muestras procedentes de controles sanos, cuando se identifican los posibles marcadores y así se pueden descubrir nuevos procesos patológicos”, reitera.

Los expertos apuntan que el hecho de no ceñirse a una hipótesis previa tiene especial importancia en el caso de la enfermedad de Alzheimer. “Hasta ahora los estudios revelan que todo comienza con el depósito de unas proteínas en ciertas regiones cerebrales que causan la muerte neuronal. Sin embargo, no se sabe con seguridad si ese depósito es la causa o es la consecuencia de un proceso que comienza antes. Por eso son esenciales estudios como éste, no dirigidos, donde se analizan la totalidad de metabolitos”, subraya.

Química y estadística

Para llegar a sus resultados, los investigadores combinan técnicas de análisis químico con complejas herramientas estadísticas. Comienzan con la recogida de muestras de sangre que se purifican para separar los glóbulos rojos y obtener el suero sanguíneo, del que se eliminan también las proteínas, que interfieren en el análisis metabolómico.

A continuación, se analizan las muestras con técnicas de espectrometría de masas, que permiten detectar los distintos compuestos en función de su masa. De esta forma, los investigadores obtienen perfiles de un gran número de metabolitos aún sin identificar.

Sobre esa matriz de datos se aplican técnicas de estadística multivariante que posibilitan comprobar, de entre los miles de metabolitos, cuáles presentan niveles aumentados o disminuidos en los enfermos con respecto a los controles, reduciendo el análisis a un centenar de compuestos. “Así seleccionamos únicamente aquellos que están alterados mediante comparación con el grupo control. Posteriormente, esos metabolitos pueden ser identificados gracias a sus espectros de masas. Una vez identificados, se establecen las rutas bioquímicas implicadas y posibles efectos en la enfermedad de Alzheimer”, detalla.

El siguiente paso del estudio pasa por validar estos marcadores moleculares en una población mayor. “El objetivo final es descubrir potenciales biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer que sirvan para un diagnóstico precoz”, adelanta el investigador.

Referencia bibliográfica:

Raúl González-Domínguez, Francisco Javier Rupérez, Tamara García-Barrera, Coral Barbas, José Luis Gómez-Ariza. "Metabolomic-driven elucidation of serum disturbances associated with alzheimer’s disease and mild cognitive impairment". Current Alzheimer Research, 2016.

Fuente: Fundación Descubre
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Algo huele a podrido en Islandia, pero ¿por qué ciertas personas no lo notan?

Lejos de ser un capricho, la preferencia o aversión a ciertos aromas está codificada en el material genético. Un equipo de científicos islandeses descubrió que las personas con una variante en un gen encuentran el olor a pescado putrefacto menos desagradable e intenso que otras.

OPINIÓN
El Nobel de Química 2020 deja una imagen inédita
Carmen Fenoll Comes

Por primera vez en la historia, dos mujeres comparten de manera exclusiva un premio Nobel de ciencias. Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han recibido el de Química de 2020 por desarrollar “un método para la edición genética”, CRISPR. Esta es la historia de cómo dos investigadoras se encuentran en un congreso, hablan, se entienden, se ponen a trabajar juntas… y cambian el mundo.