Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Aterriza el último transbordador

Poco antes de las 12h (hora peninsular española) ha aterrizado en el Centro Espacial Kennedy de Florida (EE UU) el Atlantis, el último de los transbordadores estadounidenses. Después de tres décadas de operación, finaliza la era de los shuttles. Las naves rusas les tomarán ahora el relevo para transportar astronautas y material entre la Tierra y la Estación Espacial Internacional.

Momento del aterrizaje

Poco antes de las 12h (hora peninsular española) ha aterrizado en el Centro Espacial Kennedy de Florida (EE UU) el Atlantis, el último de los transbordadores estadounidenses. Después de tres décadas de operación, finaliza la era de los shuttles. Las naves rusas les tomarán ahora el relevo para transportar astronautas y material entre la Tierra y la Estación Espacial Internacional.

El transbordador espacial Atlantis se posó con éxito a las 11h57 (hora peninsular española) sobre una de las pistas del Centro Espacial Kennedy (Florida, EE UU), poniendo así fin a la misión STS-135 y a tres décadas de vuelo de los transbordadores espaciales.

El comandante Chris Ferguson, el piloto Doug Hurley y los especialistas de la misión Sandra Magnus y Rex Walheim pasarán a la historia como los últimos tripulantes que han viajado a bordo del último shuttle estadounidense.

El Atlantis despegó el pasado 8 de julio, dando comienzo a una misión de 13 días durante la que ha llevado a la Estación Espacial Internacional (ISS) el módulo logístico Raffaello, cargado con toneladas de material científico, repuestos y suministros para el complejo orbital y sus tripulantes.

Durante estos días, dos astronautas también han realizado una caminata espacial para recuperar un módulo bomba y traerlo de regreso a la Tierra, además de instalar dos experimentos y reparar una base nueva para el brazo robot de la estación.

El transbordador se desacopló por última vez de la ISS el martes 19 de julio, tras permanecer 8 días, 15 horas y 21 minutos unido a ella. Unas dos horas después, el Atlantis encendía sus motores y se alejaba por última vez del complejo orbital.

Desde la misión STS-1, lanzada el 12 de abril de 1981, 355 personas de 16 países han volado 852 veces a bordo de los transbordadores. Las cinco naves viajaron más de 542 millones de millas y han recibido más de 2.000 experimentos de las áreas de ciencias de la Tierra, astronomía, ciencias biológicas y de materiales.

Los shuttles se han acoplado a dos estaciones espaciales, la rusa Mir y la Estación Espacial Internacional. Estas naves han realizado 180 cargas -incluyendo algunos satélites- y retornado 52 desde el espacio, además de recuperar, reparar y volver a implementar siete naves espaciales.

STS-135 ha sido el vuelo 33 y final del Atlantis, que pasó 307 días en el espacio, orbitó la Tierra 4.848 veces y viajó 125.935.769 millas. Las naves rusas continuarán a partir de ahora los viajes a la Estación Espacial Internacional.

Fuente: NASA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevo catálogo público con casi 700 millones de objetos astronómicos
SINC

La colaboración científica internacional Dark Energy Survey, en la que participan varios centros españoles, ha presentado una colección masiva de datos e imágenes astronómicas de acceso abierto, una de las más grandes publicadas hasta ahora.

El estudio de las emisiones de radio de Próxima Centauri abre una nueva vía para monitorizar exoplanetas

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) han liderado un proyecto internacional de observación en radio del sistema planetario más cercano a la Tierra. Los resultados confirman que los planetas extrasolares pueden detectarse con radiotelescopios.