Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Aterriza el último transbordador

Poco antes de las 12h (hora peninsular española) ha aterrizado en el Centro Espacial Kennedy de Florida (EE UU) el Atlantis, el último de los transbordadores estadounidenses. Después de tres décadas de operación, finaliza la era de los shuttles. Las naves rusas les tomarán ahora el relevo para transportar astronautas y material entre la Tierra y la Estación Espacial Internacional.

Momento del aterrizaje

Poco antes de las 12h (hora peninsular española) ha aterrizado en el Centro Espacial Kennedy de Florida (EE UU) el Atlantis, el último de los transbordadores estadounidenses. Después de tres décadas de operación, finaliza la era de los shuttles. Las naves rusas les tomarán ahora el relevo para transportar astronautas y material entre la Tierra y la Estación Espacial Internacional.

El transbordador espacial Atlantis se posó con éxito a las 11h57 (hora peninsular española) sobre una de las pistas del Centro Espacial Kennedy (Florida, EE UU), poniendo así fin a la misión STS-135 y a tres décadas de vuelo de los transbordadores espaciales.

El comandante Chris Ferguson, el piloto Doug Hurley y los especialistas de la misión Sandra Magnus y Rex Walheim pasarán a la historia como los últimos tripulantes que han viajado a bordo del último shuttle estadounidense.

El Atlantis despegó el pasado 8 de julio, dando comienzo a una misión de 13 días durante la que ha llevado a la Estación Espacial Internacional (ISS) el módulo logístico Raffaello, cargado con toneladas de material científico, repuestos y suministros para el complejo orbital y sus tripulantes.

Durante estos días, dos astronautas también han realizado una caminata espacial para recuperar un módulo bomba y traerlo de regreso a la Tierra, además de instalar dos experimentos y reparar una base nueva para el brazo robot de la estación.

El transbordador se desacopló por última vez de la ISS el martes 19 de julio, tras permanecer 8 días, 15 horas y 21 minutos unido a ella. Unas dos horas después, el Atlantis encendía sus motores y se alejaba por última vez del complejo orbital.

Desde la misión STS-1, lanzada el 12 de abril de 1981, 355 personas de 16 países han volado 852 veces a bordo de los transbordadores. Las cinco naves viajaron más de 542 millones de millas y han recibido más de 2.000 experimentos de las áreas de ciencias de la Tierra, astronomía, ciencias biológicas y de materiales.

Los shuttles se han acoplado a dos estaciones espaciales, la rusa Mir y la Estación Espacial Internacional. Estas naves han realizado 180 cargas -incluyendo algunos satélites- y retornado 52 desde el espacio, además de recuperar, reparar y volver a implementar siete naves espaciales.

STS-135 ha sido el vuelo 33 y final del Atlantis, que pasó 307 días en el espacio, orbitó la Tierra 4.848 veces y viajó 125.935.769 millas. Las naves rusas continuarán a partir de ahora los viajes a la Estación Espacial Internacional.

Fuente: NASA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
El Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) participa en el hallazgo
Primera detección del núcleo desnudo de un gigante gaseoso

Un equipo internacional de científicos ha descubierto un exoplaneta con características anómalas en el llamado 'desierto neptuniano', una zona muy próxima a la estrella anfitriona donde apenas aparecen planetas de tamaños entre la Tierra y Júpiter. Su nombre es TOI-849b y podría tratarse del núcleo de un antiguo gigante gaseoso despojado de su envoltura de gas. 

Alt de la imagen
Un misterio cósmico
Desaparece una estrella sin dejar rastro

Los astrónomos la observaron entre 2001 y 2011 en la galaxia enana Kinman, pero cuando volvieron a intentarlo el año pasado ya no la encontraron. Se trataba de una estrella monstruosa e inestable que puede haber colapsado en un agujero negro sin producir una explosión de supernova, algo muy raro, aunque también puede haberse vuelto menos brillante y estar oculta detrás del polvo.