Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

COVID-19: No hay evidencia científica de los supuestos efectos protectores de la nicotina

Sanidad ha advertido que los estudios difundidos sobre posibles efectos beneficiosos del tabaco en la COVID-19 son muy preliminares y no tienen en cuenta los daños de la nicotina y el humo en las vías respiratorias de las personas fumadoras y en su sistema inmunitario. Por el contrario, sí existen investigaciones que demuestran cómo fumar conlleva un riesgo 133 veces mayor de desarrollar una forma grave de sus síntomas.

Fumar se asocia con la progresión negativa de la COVID-19. / Pixabay

No hay evidencia científica que demuestre los supuestos efectos protectores de la nicotina frente a la COVID-19. Así ha dejado claro el Ministerio de Sanidad, que subraya cómo estos estudios no tienen en cuenta los efectos perjudiciales del tabaquismo en la salud, que daña las vías respiratorias y el sistema inmunitario.

En la COVID-19, existen investigaciones que demuestran una peor evolución de la enfermedad en pacientes fumadores

En los últimos días se han difundido investigaciones realizadas en otros países que hablan del posible efecto beneficioso que la nicotina podría tener en el proceso de infección del virus que provoca la COVID-19.

En estos trabajos se atribuye a la nicotina propiedades antiinflamatorias en los pacientes, lo que se relaciona con uno de los síntomas de la enfermedad –un cuadro inflamatorio agudo que provoca el empeoramiento del proceso infeccioso–.

Sin embargo, estos estudios son muy preliminares y no han pasado por el proceso de revisión por pares. Además, no se tienen en cuenta los perjuicios que produce la nicotina y el humo del tabaco en las vías respiratorias y en el sistema inmunitario, consecuencias sobre las que sí existe evidencia científica abundante.

Anteriores trabajos también probaron que el consumo de tabaco empeora el curso de las enfermedades respiratorias. En el caso de la COVID-19, existen investigaciones que demuestran una peor evolución de la enfermedad en pacientes fumadores y que indican que fumar conlleva un riesgo 133 veces mayor de desarrollar una forma grave de los síntomas que en personas no fumadoras.

Fumadores más vulnerables

Según la OMS, resulta probable que los fumadores sean más vulnerables a la infección causada por el nuevo coronavirus

A día de hoy, las revisiones sobre la relación entre fumar y la progresión de la COVID-19 concluyen, basándose en la evidencia actual, que fumar se asocia con la progresión negativa y resultados adversos en la enfermedad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), resulta probable que los fumadores sean más vulnerables a la infección causada por el coronavirus, como consecuencia de la manipulación de los cigarrillos y el contacto de estos con los labios.

Fuente: Ministerio de Sanidad
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Investigadores españoles descubren una molécula clave para desarrollar metástasis

El bloqueo de la molécula NGFR reduce drásticamente el proceso metastásico del melanoma en modelos animales, lo que abre la puerta al desarrollo de nuevos fármacos. Los autores del estudio también proponen que pueda ser un nuevo biomarcador que ayude en la detección temprana de este cáncer de piel tan agresivo.

La EMA respalda el uso de Pfizer en niños de 5 a 11 años
EFE

Según la agencia europea, la efectividad de la vacuna de Pfizer es del 90,7 % para la prevención de la covid-19 sintomática en niños de esa franja de edad. La inyección se administrará en dos dosis, con un intervalo de tres semanas entre la primera y la segunda.