Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Captan el sonido de una ballena imitando la voz humana

Por primera vez un equipo de científicos ha registrado el sonido de una ballena reproduciendo la voz humana. NOC, la ballena cuya voz fue registrada, tuvo que modificar su mecánica vocal para sonar así, lo que, según los científicos, sugiere una motivación para el contacto.

Una ballena imita el sonido de la voz humana.

Por primera vez un equipo de científicos ha registrado el sonido de una ballena reproduciendo la voz humana. NOC, la ballena cuya voz fue registrada, tuvo que modificar su mecánica vocal para sonar así, lo que, según los científicos, sugiere una motivación para el contacto. Imagen: tlindenbaum

Un equipo de investigación ha registrado que las ballenas –o al menos una ballena blanca en concreto– son capaces de imitar la voz humana. Esta capacidad ha sorprendido a los científicos, ya que los sonidos emitidos normalmente por estos cetáceos son completamente diferentes. El hallazgo ha sido publicado esta semana en la revista Current Biology.

Sam Ridgway, de la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos (EE UU), declara que sus observaciones indican que la ballena “tuvo que modificar su mecánica vocal para emitir este tipo de sonidos”. Según Ridgway, “este esfuerzo sugiere una motivación para el contacto por parte del animal”.

Todo comenzó en 1984, cuando los investigadores empezaron a escuchar sonidos poco habituales que provenían del recinto en el que nadaban ballenas y delfines. Tal y como ellos describen, el sonido era similar a dos personas conversando en la distancia.

Los sonidos registrados son un claro ejemplo de aprendizaje vocal por parte de la ballena.

Poco tiempo después, un buzo que nadaba junto a una ballena blanca en concreto, llamada NOC, salió a la superficie preguntando a sus compañeros quién le había pedido que saliera, y estos llegaron a la conclusión de que la fuente de esas “palabras” había sido NOC.

Existen algunas referencias previas de ballenas “hablando” como humanos, pero en este caso el equipo de Ridgway decidió intentar registrar pruebas reales. Grabaron los sonidos del cetáceo, y comprobaron que estos tenían un ritmo similar al discurso humano y las frecuencias estaban varias octavas por debajo de los típicos sonidos de las ballenas, más cercanas a la frecuencia de la voz humana.

Para Ridgway, los sonidos registrados “son un claro ejemplo de aprendizaje vocal por parte de la ballena”.

Para emitir este tipo de sonidos, NOC tuvo que variar la presión de su tracto nasal mientras hacía otros ajustes musculares e hinchaba el saco vestibular de su orificio nasal. Es decir, tuvo que hacer considerables esfuerzos para imitar la voz humana.

Aunque la grabación de la voz de NOC se ha hecho pública ahora, esta ballena blanca murió hace cinco años, después de 30 en la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos.

Referencia bibliográfica:

Sam Ridgway, Donald Carder, Michelle Jeffries y Mark Todd. “Spontaneous human speech mimicry by a cetacean”. Current Biology. 10.1016/j.cub.2012.08.044

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Hallan en Cuenca huevos de parásitos en heces fósiles de más de 125 millones de años

La excepcional preservación de heces fósiles, llamadas coprolitos, del yacimiento de Las Hoyas en Cuenca, ha permitido la identificación de huevos de parásitos en dos restos atribuidos a peces y cocodrilos. El hallazgo también documenta la antigua conexión entre peces Gonorynchiformes basales y los parásitos trematodos.

Un inusual crustáceo parásito aparece en la boca de un tiburón de museo

Científicos japoneses han descubierto, por primera vez, una especie “extremadamente rara” de cimotoido, un crustáceo que parasita el paladar de los peces, en la boca de un tiburón de aguas profundas del Pacífico y conservado en una colección de museo. Hasta ahora, esta especie de ectoparásito casi desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia, solo se había encontrado en el Atlántico, por lo que el hallazgo amplía su rango de distribución a lados opuestos de la Tierra.