Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Centros de poder italianos en la Monarquía Hispánica

En los siglos XVI y XVII diversos territorios italianos formaron parte de la Monarquía Hispana. La naturaleza de sus vínculos solo se entiende desde el paradigma de la corte, desde la existencia de un complejo entramado de redes y relaciones entre Madrid, Roma y las cortes italianas. Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid han coordinado la obra que analiza dicho entramado.

José Martínez Millán, catedrático de Historia moderna (UAM), Director del Instituto Universitario La Corte en Europa (IULCE-UAM), y coordinador de Centros de poder italinanos en la Monarquía hispana.

En los siglos XVI y XVII, una porción del territorio de la actual República Italiana formó parte de una entidad conocida como Monarquía Hispana o Monarquía Católica. Su naturaleza política solo se entiende desde el paradigma de la corte, desde la existencia de un entramado que, con diversos vínculos, con múltiples ramificaciones, articuló un espacio cuyos dos polos principales, pero no únicos, los constituyeron las cortes de Madrid y Roma.

En la Italia que no estaba bajo el dominio de la Casa de Austria, soberanos como los duques de Saboya, Mantua o Parma –ellos mismos o sus familiares-, estuvieron en la nómina de los puestos de gobierno de la Monarquía, al frente de virreinatos, ejércitos, embajadas, etc. Cuando un soberano concede a otro el mando de sus ejércitos, de una provincia o le encarga su representación, los vínculos convencionales entre estados no parece que den mucha información sobre la realidad política, y debe irse más allá de los vínculos formales entre “estados” (intercambio de embajadores, definición de fronteras, soberanía territorial…) para comprender la naturaleza del fenómeno. Deben analizarse las redes de cortes, con todas sus variables familiares y, sobre todo, clientelares, porque las casas y las cortes de los soberanos se hallaban en el epicentro del sistema de relación y cohesión del poder.

De esa forma, la permanencia de la Monarquía como poder hegemónico en Italia estuvo vinculada a la integración de las elites de ambas penínsulas en proyectos comunes, cimentados por el parentesco y por las redes clientelares y de patronazgo.

En conformidad con lo expuesto anteriormente, la obra en tres volúmenes Centros de poder italianos en la Monarquía Hispánica (siglos XV-XVIII), realizada por un equipo de especialistas internacional, coordinado por el Prof. Dr. José Martínez Millán y el Prof. Dr. Manuel Rivero Rodríguez del Departamento de Historia Moderna de la Universidad Autónoma de Madrid, ha sido articulada en cuatro partes donde se abordan los aspectos más interesantes (y menos estudiados) relativos a las relaciones hispano-italianas, siempre desde un enfoque interdisciplinar de acuerdo al paradigma de corte: 1) Relaciones políticas; 2) Intereses económicos; 3) Influencias espirituales y literarias; y 4) Relaciones artísticas y musicales.

En conclusión, se impone una reconsideración general de la naturaleza del “Imperio español” y la contribución de los italianos al mismo. Sus centros de gestión y los hombres que tomaban decisiones, desde el monarca hasta los últimos rincones, por medio del espacio cortesano, se amalgamaron en una extensa “internacional” de eclesiásticos, hombres de negocios, aristócratas, militares, juristas, artistas, filósofos, literatos y estadistas de todas las naciones, donde los italianos, junto a los españoles, tuvieron un protagonismo indudable.

Fuente: Unidad de Cultura Científica Universidad Autónoma de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una tablilla babilónica muestra el ejemplo de geometría aplicada más antiguo del mundo

Mil años antes de que naciera Pitágoras, en la Antigua Babilonia ya se trazaban triángulos y ternas pitagóricas para delimitar las tierras. Así lo confirma una pieza de arcilla de hace 3.700 años redescubierta en un museo de Estambul (Turquía) por un matemático australiano.

Nuevas pistas sobre el misterioso torreón de la ‘Pompeya vetona’

Parecían un montón de piedras más en el castro de Ulaca (Ávila) pero en los últimos años, con técnicas geofísicas y de fotogrametría aérea, investigadores de las universidades Politécnica y Complutense de Madrid han descubierto que posiblemente sean los restos de una antigua atalaya. Desde ella se pudo controlar este gran poblado vetón, aunque la localización privilegiada del edificio y su proximidad a manantiales también hace pensar en una función política y religiosa.