Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ingeniería espacial

Colocado el primer terminal de la autopista espacial de la información

La Agencia Espacial Europea y la compañía Airbus han puesto en órbita el primer terminal del nuevo Sistema Europeo de Retransmisión de Datos (EDRS) a bordo de un satélite anfitrión: el Eutelsat-9B. El EDRS es un sistema revolucionario de comunicaciones por láser que permitirá que los satélites de observación de la Tierra transmitan a la superficie grandes cantidades de información casi en tiempo real, lo que ayudará en la vigilancia marítima y en situaciones de emergencia.

Ilustración de la retransmisión de datos vía láser con el sistema EDRS. / ESA

El 29 de enero ha despegado el terminal EDRS-A integrado en el satélite de telecomunicaciones Eutelsat-9B desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajstán. El conjunto se separó del lanzador a unos 36.000 kilómetros sobre el ecuador. Ahora se está desplazando hacia su posición geoestacionaria definitiva sobre Europa, desde donde será operado por Eutelsat.

EDRS (European Data Relay System) es el programa de telecomunicaciones más ambicioso de la Agencia Espacial Europea (ESA), desarrollado a través de una colaboración público-privada con Airbus Defence & Space. Esta compañía opera el servicio y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) financia la producción del terminal.

EDRS es el programa de telecomunicaciones más ambicioso de la Agencia Espacial Europea

Apodado como Space Data Highway (Autopista Espacial de la Información), EDRS representa una revolución en el campo de las comunicaciones vía satélite, al ser la primera red de comunicaciones ópticas de Europa. Este sistema es capaz de retransmitir datos prácticamente en tiempo real a una velocidad sin precedentes de 1,8 Gbit/s. Esto será de gran ayuda para la respuesta ante desastres de los servicios de emergencia y vigilancia marítima, por ejemplo.

Normalmente los satélites en órbita baja tienen que esperar hasta estar sobre el horizonte de su estación de seguimiento para descargar sus datos a tierra. En cambio, el nuevo sistema recoge información a través de un enlace láser desde una posición estacionaria, mucho más alta, y la retransmite inmediatamente a tierra, mejorando enormemente el acceso a datos críticos o relacionados con la seguridad de la vida humana.

La ESA, Airbus y el DLR empezarán a comprobar el estado general del terminal EDRS-A y sus prestaciones en los próximos días, comunicándose con él a través de las estaciones de seguimiento del sistema EDRS en Alemania, Bélgica y el Reino Unido.

Datos desde la Estación Espacial Internacional en 2018

Los enlaces de comunicaciones con sus primeros clientes, los satélites Sentinel del programa Copérnico de la Comisión Europea, se probarán durante varias semanas antes de que el terminal pueda comenzar a prestar sus servicios rutinarios este verano. La retransmisión de los datos de la Estación Espacial Internacional comenzará en el año 2018.

El segundo nodo de la red, el satélite completo EDRS-C, se lanzará el año que viene para complementar los servicios de EDRS-A sobre Europa. En el año 2020 está previsto lanzar un tercer satélite que se situará sobre la región de Asia-Pacífico, duplicando la cobertura del sistema. Una vez que se haya desplegado íntegramente, el EDRS repetirá hasta 50 terabites de datos del espacio a la Tierra diariamente.

Satélite Eutelsat-9B con el terminal EDRS-A antes de despegar. / Airbus Defence and Space SAS 2014

Fuente: ESA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Lechugas espaciales para viajar a Marte

Los tripulantes de la Estación Espacial Internacional pueden preparar sus ensaladas con lechugas rojas cultivadas en la propia estación. Un estudio confirma que estos vegetales son seguros y tan nutritivos como los de la Tierra, por lo que se podrían usar en las futuras misiones tripuladas por el sistema solar.

Alt de la imagen
Orina de astronauta para construir bases lunares

Los módulos que las grandes agencias espaciales tienen previsto levantar en la Luna podrían incorporar un elemento aportado por los propios colonizadores humanos: la urea de su pis. Investigadores europeos han comprobado que se podría utilizar como plastificante en el hormigón de las estructuras.