Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Epidemiología

Comienza un proyecto de investigación para analizar los bulos sobre el coronavirus

La plataforma de investigación sobre la percepción social de la ciencia ScienceFlows lanza un proyecto donde se analizarán bulos sobre el COVID-19. En el proyecto colabora Maldita Ciencia, Salud Sin Bulos, la Asociación para proteger al enfermo de Terapias Pseudocientíficas y la Agencia SINC.

ScienceFlows analizará el contenido de los bulos sobre el COVID-19 que se difunden por Whatsapp. / Pixabay

Desde que en España se anunció el pasado sábado 14 de marzo el decreto sobre el Estado de Alarma en todo el país, se han difundido y propagado a través de WhatsApp infinidad de bulos sobre el COVID-19.

Por ello, el equipo de ScienceFlows, dedicado a la investigación de la comprensión pública de la ciencia, inicia un estudio sobre las características de estas noticias falsas. En el proyecto, colaboran la plataforma Maldita Ciencia, Salud Sin Bulos, la Asociación para proteger al enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) y la Agencia SINC, que ayudarán en la recopilación.

ScienceFlows ha habilitado una cuenta de correo electrónico y un número de WhatsApp a los que se pueden enviar los bulos

ScienceFlows ha habilitado una cuenta de correo electrónico (coronavirus.scienceflows@gmail.com) y un número de WhatsApp (623037376) a los que se pueden enviar cadenas de texto, los vídeos y los audios sobre el COVID-19 que se hayan recibido por este canal de mensajería.

No se estudiarán memes, fotos, vídeos, ni montajes humorísticos “porque el objetivo es llegar a aquellas falsas noticias que se reciben como si fueran veraces”, cuenta a SINC Carolina Moreno, catedrática de Periodismo en la Universidad de Valencia e investigadora principal de ScienceFlows.

Estudio del contenido de los bulos

El análisis se centrará en los bulos que hacen referencia a teorías de la conspiración sobre el COVID-19, personas que dicen saber qué es lo que se está haciendo en el interior de los hospitales o noticias que no están basadas en la evidencia científica, como la difusión de que el ibuprofeno era perjudicial para la infección por COVID-19.

Se estudiará el lenguaje verbal y no verbal de los bulos

“No solo se recopilarán bulos, sino que estudiaremos su contenido: cómo es su lenguaje verbal y no verbal, los patrones discursivos de los audios y de las cadenas de texto e incluso si apelan a la emoción, a la racionalidad o a la ideología política”, explica Moreno.

El periodo de estudio será desde el día 15 de marzo que se activó el estado de alarma hasta que se desactive.

Además, ScienceFlows trabaja desde el año pasado en el proyecto NoRumourHealth que desarrollará una aplicación de móvil para combatir la desinformación en salud y sus consecuencias en la población de mayores de 65 años quienes, según un estudio del European Research Council, son los más proclives a compartir contenido falso.

“Estamos trabajando en el diseño de una aplicación para móvil, aunque en estos momentos, siguiendo las recomendaciones sanitarias, hemos pospuesto todas nuestras actividades hasta que la situación vuelva a la normalidad”, concluyen desde la plataforma.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La concentración de coronavirus en la garganta de pacientes podría explicar la pérdida de olfato

Un estudio con nueve pacientes con síntomas leves publicado esta semana en Nature analiza la replicación del coronavirus en el tracto respiratorio superior. Los resultados muestran que se alcanzan concentraciones muy altas con rapidez en la garganta. Los investigadores consideran que esto puede explicar la pérdida de olfato y gusto por parte de algunos infectados. También consideran que sus datos “justifican” estrategias protectoras como las mascarillas.

Alt de la imagen
La pandemia por COVID-19 afecta ya a casi un millón de personas en el mundo

Desde el pasado 31 de marzo, el SARS-COV-2 ha afectado a más de 937.000 personas en todo el mundo. Con casi 48.000 muertes, la OMS alerta sobre la importancia de mantener las medidas sociales y de salud pública para reducir las infecciones y salvar vidas. Casi 195.000 se han recuperado por el momento.