Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Cómo degrada una bacteria petróleo a baja temperatura

El genoma de la bacteria ‘Oleispira antartica’ RB-8 ha sido descifrado por un equipo internacional de científicos con participación del CSIC. Los resultados podrían aplicarse en programas de limpieza de vertidos en fondos marinos y zonas polares.

La bacteria degrada hidrocarburos a baja temperatura. / Flexarorion

Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descifrado el genoma de la bacteria Oleispira antartica RB‐8, originalmente aislada en el océano Antártico. Esta bacteria, que se encuentra en los océanos y mares, es capaz de degradar hidrocarburos a muy baja temperatura (entre 4 y 6 grados centígrados) a niveles superiores a los mostrados por otras bacterias.

Los resultados de este trabajo, publicado en la revista Nature Communications, podrían aplicarse en programas de descontaminación de fondos marinos y zonas polares.

La investigación señala varios factores que explican el comportamiento de esta bacteria. “Su metabolismo es incapaz de obtener carbono de otra fuente que no sea un hidrocarburo y posee una alta afinidad hacia los iones metálicos, que son esenciales para el crecimiento y para mantener la actividad de las proteínas”, explica el investigador del CSIC Manuel Ferrer, del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica.

Además, RB‐8 es capaz de producir altas concentraciones de anticongelante natural y modificar su membrana celular para resistir condiciones de alta salinidad y baja temperatura.

Este estudio establece las bases para diseñar nuevos programas de descontaminación de zonas polares y fondos marinos

“Tiene una proteína cuya estructura a baja temperatura favorece el correcto funcionamiento de otras necesarias para la degradación de hidrocarburos. Por último, sus proteínas están muy cargadas en la superficie, lo que favorece una adecuada actividad catalítica a baja temperatura”, añade el investigador del CSIC Juan Pablo Albar, del Centro Nacional de Biotecnología.

Evolución de ambientes cálidos a fríos

“Hemos visto que las proteínas de esta bacteria son activas entre 20°C y 60°C, temperaturas a las que es incapaz de crecer en la actualidad RB‐8. Esto plantea la posibilidad de que sea una bacteria originaria de ambientes cálidos que se ha adaptado durante el proceso evolutivo a crecer y a ser activa en ambientes fríos. Esto lo ha conseguido flexibilizando y redistribuyendo las cargas iónicas en la superficie de sus proteínas para mantener una suficiente actividad catalítica a baja temperatura, lo que no ocurre con otras bacterias similares”, concluye Ferrer.

Según los investigadores, estos resultados establecen las bases para en el futuro diseñar nuevos programas de descontaminación de zonas polares y fondos marinos afectados por vertidos.

Referencia bibliográfica:

Michael Kube, Tatyana N. Chernikova, Yamal Al‐Ramahi, Ana Beloqui, Nieves Lopez‐Cortez, María‐ Eugenia Guazzaroni, Hermann J. Heipieper, Sven Klages, Oleg R. Kotsyurbenko, Ines Langer, Taras Y. Nechitaylo, Heinrich Lünsdorf, Marisol Fernández, Silvia Juárez, Sergio Ciordia, Alexander Singer, Olga Kagan, Olga Egorova, Pierre Alain Petit, Peter Stogios, Youngchang Kim, Anatoli Tchigvintsev, Robert Flick, Renata Denaro, Maria Genovese, Juan P. Albar, Oleg N. Reva, Montserrat Martínez‐ Gomariz, Hai Tran, Manuel Ferrer, Alexei Savchenko, Alexander F. Yakunin, Michail M. Yakimov, Olga V. Golyshina, Richard Reinhardt & Peter N. Golyshin. “Genome sequence and functional genomic analysis of the oil‐degrading bacterium Oleispira Antarctica”. Nature Communications. DOI: 10.1038/ncomms3156

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descubierta una nueva especie de briozoo en un monte submarino del mar de Alborán

Tras analizar la biodiversidad de los briozoos, unos diminutos animales coloniales que viven sujetos al fondo, en el monte submarino del Seco de los Olivos, frente a las costas de Almería, un equipo de científicos españoles y brasileños ha identificado 43 especies diferentes, de las cuales tres nunca se habían visto en el Mediterráneo y otra ha resultado ser nueva para la ciencia.

Hallan microplásticos en agua dulce de la Antártida

Científicos españoles, liderados desde la Universidad Autónoma de Madrid, han descrito por primera vez la presencia de microplásticos en el agua dulce de un área protegida de la Antártida. Los resultados confirman la presencia de fragmentos contaminantes de poliéster, acrílico y teflón, con tamaños menores a cinco milímetros y distintas formas y colores.