Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Crean ropa con cobre antimicrobiano para niños con piel de cristal

La empresa Cooper Andino, creada por el investigador de la Universidad de Chile Luis Améstica, ha desarrollado ropa con fibra de cobre para pacientes con Epidermolisis Bulosa –conocida como piel de cristal– una enfermedad incurable, poco común, pero que existe en todo el mundo.

Diseño de camiseta básica. / Iago Mello.

Las propiedades del cobre en textiles ayudan al manejo de las heridas y lesiones en la piel, acelerando su cicatrización. Por ello, la empresa Cooper Andino, creada por el investigador Luis Améstica, científico de la Universidad de Chile, ha fabricado ropa con esta fibra para pacientes con Epidermolisis Bulosa (EB), comunmente conocida como piel de cristal, una enfermedad rara e incurable. Esta compañía es pionera en la incorporación de este metal rojo a diversos polímeros.

"Vamos a ir desarrollando distintos diseños de prendas que permitirán no sólo acercar el cobre a estos pacientes, sino además entregarles apoyo para que sus procesos de recuperación sean más rápidos y saludables. Estamos innovado con nuevos usos del cobre desde Chile hacia el mundo, bajo un proyecto que es motivo de profundo orgullo para todos", explican los autores del trabajo.

"Estamos innovado con nuevos usos del cobre desde Chile hacia el mundo, bajo un proyecto que es motivo de profundo orgullo para todos"

La calcetines, camisetas y pantys han sido especialmente diseñados y producidos para estos pacientes, y se observó una mejoría de sus lesiones.

Según Víctor Pérez, gerente de Planificación Comercial y Desarrollo de Mercados de la Corporación Nacional del Cobre (Chile), "esto nos motivó a profundizar en el compromiso por mejorar la vida de las personas y realizar un estudio para demostrar científicamente cómo las propiedades de las fibras con cobre, que eliminan virus, bacterias y hongos, pueden además crear un ambiente que acelere el proceso de cicatrización en el caso de heridas o lesiones existentes y repercuta positivamente en el cuidado y tratamiento de los portadores de EB".

Asimismo, a través de la alianza de Copper Andino, con la empresa Monarch, la Corporación Nacional del Cobre (Chile) y la Fundación Debra, se realizará un estudio de investigación para evaluar el impacto de estas prendas en el manejo de las heridas y en la calidad de vida de los pacientes.

La empresa Copper Andino no sólo ha innovado en el campo textil con hilados y telas tejidas y no-tejidas, sino que ha desarrollado diversos materiales para el uso en construcción y creación de entornos libres de microorganismos que afectan la salud.

Fuente: DICYT
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Las patentes creadas por mujeres se acuerdan más de la salud femenina, pero las inventoras escasean

Los desarrollos biomédicos creados por equipos de mayoría femenina tienden a resolver problemas que afectan de manera específica a las mujeres, según publica un estudio en Science. El trabajo alerta sobre los obstáculos que limitan la participación femenina en el sistema de innovación y el problema que supone trabajar en equipos poco diversos.

Análisis
Bitcóin, ¿de un par de pizzas a una ensalada verde?
Carlos Juiz y Belén Bermejo

Hace once años un programador estadounidense utilizó por primera vez bitcoines para pagar unas pizzas. Desde entonces, tanto el valor como el uso de esta moneda digital se han disparado, así como su consumo energético que no sale gratis al planeta. Pero ya que todo empezó con comida, ¿qué hubiera pasado si en lugar de minar bitcoines hubiéramos producido alimentos?