Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Crean un sistema inteligente de gestión de tráfico para prevenir accidentes

El programa MeteoSafety, coordinado por la Universidad de Valencia (UV), podría reducir entre un 5% y un 10% los siniestros provocados o agravados por las condiciones meteorológicas adversas. Este proyecto, en fase de prototipo, integra, por primera vez, datos sobre el estado del tráfico, información meteorológica y las características de las carreteras con el fin de prever situaciones de riesgo.

La Universitat de València ha presentado hoy un nuevo sistema de gestión del tráfico que podrá reducir el índice de accidentes en condiciones meteorológicas adversas. El Institut de Robòtica i Tecnologies de la Informació i la Comunicació (IRTIC) ha coordinado el Programa MeteoSafety, financiado con más de 500.000 euros por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) del Ministerio de Fomento con el fin de conseguir carreteras más inteligentes que puedan evitar siniestros, gracias a la incorporación, por primera vez, de variables meteorológicas, junto con datos sobre el estado de la circulación y de las condicionas de las vías.

La aplicación de MeteoSafety -desarrollado durante dos años- a los sistemas de gestión del tránsito “podría reducir entre un 5 y un 10% los accidentes de circulación provocados o agravados por las condiciones climáticas”, asevera Juan José Martínez, investigador coordinador de MeteoSafety, en el que han participado grupos de búsqueda de la Universitat Jaume I, la Universidad Politécnica de València, la Universitat Politècnica de Catalunya y la empresa INDRA. Aunque el sistema se encuentra en fase de prototipo, “su incorporación sería muy rápida, podría entrar en funcionamiento a finales del 2011, puesto que está basada en tecnología ya en servicio”, añade el investigador.

Carreteras inteligentes en dos niveles

El desarrollo de MeteoSafety permite optimizar los datos aportados por las estaciones meteorológicas y detectores instalados en las vías, tanto de propiedad estatal como autonómica y así, ayudar a prevenir accidentes, como también, mejorar las condiciones de la circulación. Porque este proyecto “implementa dos niveles de inteligencia: a pie de carretera, los paneles informativos pueden advertir con antelación de la meteorología adversa, mientras que estos datos son enviados, en tiempo real, a los Centros de Gestión de Tránsito de las diversas administraciones, donde un sistema experto propone las acciones a tomar para reducir las consecuencias de los fenómenos atmosféricos sobre la red de carreteras”, argumenta el investigador Arturo Sáez.

MeteoSafety se basa en tecnologías y equipamientos ya existentes en el mercado como por ejemplo estándar de las ERUs –Estación Remota Universal- y la difusión RDS-TMC, el canal de mensajes de tráfico. Aun así, en un futuro, podrá incorporarse al tipo de tecnologías de comunicación conocidas como infraestructura-vehículo, es decir, que la misma carretera informará a los conductores de utilitarios o transporte comercial y público sobre el estado de las carreteras en su conjunto: clima, condiciones de la vía y estado del tráfico.

Por su parte, el Vicerrector de Investigación y Política Científica de la UV, Pedro Carrasco, ha destacado la trayectoria modélica en investigación próxima a las necesidades de la sociedad del Institut de Robòtica i Tecnologies de la Informació i la Comunicació (IRTIC), nuevo nombre del Institut de Robòtica, creado ahora hace 22 años. “Esta adaptación está motivada por el desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, las cuales han acontecido en una prioridad social y económica y, por lo tanto, en una materia esencial para la Universitat de València”, ha comentado.

Desde su creación en el 1998, el IRTIC ha promovido la colaboración con empresas privadas y entidades públicas con objeto de desarrollar proyectos aplicados en beneficio de la sociedad, tanto es así, que casi el 100% de su financiación se realiza a través de convenios. Actualmente, es el instituto de la Universitat de València que consigue más fondos de investigación en concepto de subvenciones, convenios y contratos, ya que gestiona alrededor de tres millones de euros cada año. Además, la calidad científica del IRTIC también se proyecta en sus numerosas publicaciones De impacto en revistas de su ámbito de conocimiento.

El IRTIC de la Universitat de València está integrado por cuatro grupos científicos que investigan en disciplinas asociadas al área de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Cuenta con más de 120 investigadores, tiene alrededor de 20 proyectas de I+D activos y una cifra similar en contratos con entidades públicas y privadas.

Fuente: UV
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Drones para transportar material sanitario en tiempos de pandemia

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han puesto en marcha un proyecto para aprovechar el potencial de los drones en la lucha contra la covid-19. Este semana han realizado vuelos de prueba para transportar kits de intervención y muestras a centros hospitalarios.

Nuevo motor ‘verde’ para camiones de mercancías

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han ideado un motor para camiones que aúna la tecnología híbrida con la dual diésel-gasolina. De esta forma se reducen un 92 % las emisiones de óxidos de nitrógeno, un 88 % las de hollín y un 15 % las de CO2, respecto al motor diésel, adelantándose así a la exigente normativa anticontaminación europea para 2025.