Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿Cuáles son las diferencias entre las vacunas de Pfizer y Moderna?

Ambas vacunas presentan eficacias cercanas al 95 % y necesitan ser suministradas dos veces. No obstante, presentan algunas diferencias en cuanto a su conservación. La de Moderna ha demostrado mayor capacidad para prevenir casos graves de la covid-19, según datos publicados por los reguladores estadounidenses.

Un bote de la vacuna de los laboratorios Pfizer BioNTech./EFE

Los reguladores farmacéuticos en EE.UU. autorizaron la semana pasada la vacuna contra la covid-19 de Pfizer y ahora están a punto de dar su visto bueno a la de Moderna. Ambas tienen una estructura similar, pero también algunas diferencias.

La principal diferencia entre las dos vacunas es su conservación en frío . Mientras la de Pfizer necesita temperaturas de entre -60 y -80 grados centígrados, lo que ha obligado a organizar un costoso y complejo sistema de distribución y almacenaje, la de Moderna tan solo requiere -20 grados, como un congelador doméstico.

Fuera de los supercongeladores que necesita la vacuna de Pfizer, el suero aguanta 5 días en una nevera, mientras que la de Moderna resiste hasta 30 días, lo que la hace mucho más manejable a nivel logístico, sobre todo para países en vías de desarrollo.

Ambas requieren dos dosis

Las dos vacunas requieren de dos dosis, pero las de Moderna son de 100 microgramos y deben administrarse con 28 días de diferencia , mientras que las de Pfizer son de 30 microgramos, a administrarse con un plazo de 21 días .

Ambas vacunas han presentado una eficacia cercana al 95 %, mucho más alta de lo esperado, pero la de Moderna ha demostrado capacidad para prevenir casos graves de la covid-19, según datos publicados por los reguladores estadounidenses.

Las dos vacunas usan el ARN mensajero o ARNm, que se introduce en las células humanas para que el propio cuerpo produzca proteínas virales que le sirven para generar los anticuerpos que necesita para defenderse. No obstante, cada vacuna usa su propio tipo de cobertura lipídica para proteger el ARN mensajero.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés), el ente regulador de EE.UU., ha autorizado la vacuna de Pfizer para mayores de 16 años ; la de Moderna, sin embargo, está preparada para mayores de 18 .

Mientras Pfizer es una de las grandes empresas farmacéuticas con 170 años de historia, Moderna es una biotecnológica de apenas una década desde su fundación y sin ningún producto en el mercado.
Moderna, hasta hace poco una empresa emergente, no había presentado nunca antes una vacuna ante la FDA.

Moderna ha participado activamente de la Operación Warp Speed del Gobierno de Donald Trump y ha accedido a 2.500 millones de dólares de fondos federales para comprar nuevos materiales, ampliar sus instalaciones y aumentar su plantilla en un 50 %. Pfizer, por contra, no ha formado parte de esa operación pública aunque sí firmó un contrato con el Gobierno para la compra de 100 millones de dosis.

Fuente:
EFE
Derechos: Copyright
Artículos relacionados
¿Cómo es el dolor de cabeza por una resaca?

Investigadores españoles han caracterizado cómo es el dolor de cabeza causado por la ingesta de alcohol, una de las principales causas de cefalea. Los resultados sugieren que el alcohol puede desencadenar una cefalea similar a la migraña, incluso en personas sin antecedentes personales de esta.

Una vacuna de ARN mensajero consigue tratar la esclerosis múltiple en ratones

Los tratamientos actuales contra la esclerosis múltiple pueden causar una supresión inmunitaria y efectos secundarios, como un mayor riesgo de infecciones. Un nuevo estudio en ratones muestra cómo una vacuna de ARN mensajero, como las que se utilizan para la covid-19, retrasó la aparición y redujo la gravedad de la enfermedad.