Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Desarrollan un ecógrafo pulmonar para la detección y seguimiento de la COVID-19

Una nueva herramienta, desarrollada por un equipo del CSIC, toma imágenes de los pulmones y usa la inteligencia artificial para simplificar su interpretación. Incluye además un sistema de desinfección que reduce el riesgo de contagio del personal sanitario. La producción del dispositivo correrá a a cargo de la empresa española DASEL.

El ecógrafo usa la inteligencia artificial para simplificar la interpretación de las imágenes. Pixabay

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) está trabajando en el desarrollo de un ecógrafo pulmonar para la detección temprana y el seguimiento de la COVID-!9.

La nueva herramienta tomará imágenes de los pulmones y combinará la inteligencia artificial, que simplifica la interpretación de las imágenes, con un equipo de fácil manejo y desinfección para reducir el riesgo de contagio del personal sanitario. Frente a otras tecnologías similares, ofrecerá la ventaja de medir de forma automática el grado de afectación de los pulmones, lo que hará más sencillo el examen y mejorará el manejo y seguimiento de los pacientes.

La empresa española DASEL ubicada en Arganda del Rey (Madrid) y especializada en tecnología de ultrasonido, está liderando el desarrollo, que podría estar disponible a mediados de 2021. El objetivo es extender la ecografía de pulmón a un mayor número de profesionales y servicios, desde atención primaria hasta cuidados intensivos.

Ofrece la ventaja de medir de forma automática el grado de afectación de los pulmones, lo que hará más sencillo el examen y mejorará el manejo y seguimiento de los pacientes. Podría estar disponible en 2021

“Es una herramienta muy específica para la evaluación de la condición pulmonar en todas las etapas de la enfermedad, incluidos los potenciales problemas crónicos a medio y largo plazo”, explica Jorge Camacho, investigador del Instituto de Tecnologías Físicas y de la Información (ITEFI-CSIC).

Útil en otras patologías

“Además, sería de utilidad para el diagnóstico y manejo de pacientes con otras patologías de pulmón y en determinados grupos donde la radiografía y el TAC están contraindicados [pacientes pediátricos, embarazadas, etc.]”, añade el investigador Tomás Gómez, también del ITEFI-CSIC. “Esta tecnología podría tener un impacto muy positivo, puesto que mejoraría la capacidad del sistema sanitario para atender a los pacientes de COVID-19”.

El ecógrafo incluye algoritmos de diagnóstico automático obtenidos por investigadores del CSIC. Además de DASEL, también participan el Grupo de Sistemas y Tecnologías Ultrasónicas del CSIC (GSTU-ITEFI- CSIC), el de Física Nuclear de la Universidad Complutense de Madrid (GFN-UCM) y el Hospital Universitario La Paz.

La propuesta cuenta con la ayuda de Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) para la línea de ayudas extraordinarias a proyectos de I+D para hacer frente a la emergencia sanitaria de la COVID-19.

Fuente:
CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Un robot blando con aspecto de pez consigue nadar en las profundidades de las Marianas

Inspirado en el pez caracol de la fosa de las Marianas, este robot chino ha sido capaz de nadar de forma autónoma y autopropulsada a casi 11.000 metros de profundidad. Aunque de momento sus funciones son muy limitadas, sus creadores creen que el diseño, flexible, blando y ligero, puede sentar las bases de la robótica submarina en condiciones extremas.

Robert Langer, catedrático de ingeniería química en el MIT
“No desarrollen nada por dinero, sino por el impacto que tendrá en la sociedad”
Cristina Sáez

Langer, que cuenta con más de 1.400 patentes, 1.500 artículos científicos y unos 220 premios, entre ellos el Charles Stark Draper –el ‘Nobel’ de los ingenieros–, ayudó a crear la biotecnológica Moderna, que ha desarrollado una vacuna de ARN con la que ya se han comenzado a inmunizar cientos de miles de personas en Occidente. Precisamente, la tecnología que usa Moderna y el suero de Pfizer/BioNTech se basa en las nanopartículas que desarrolló este científico hace 40 años.