Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Describen relaciones inesperadas entre pulgones y hormigas

Un equipo de Investigadores españoles y costarricenses han descrito en un estudio relaciones mutualistas que establecen las hormigas y los áfidos o pulgones en Costa Rica. El trabajo destaca que en estas interacciones salen beneficiadas las dos especies de animales.

Colonia de Cerataphis brasiliensis atendida por la hormiga Camponotus atriceps en la planta 'Chamaedora costaricana'. Imagen: Nicolás Pérez Hidalgo-DiCYT.

Investigadores españoles y costarricenses han descrito relaciones mutualistas que establecen las hormigas y los áfidos o pulgones en Costa Rica en un artículo publicado en la revista científica Sociobiology.

La colaboración entre expertos de la Universidad de León, la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Costa Rica ha dado lugar a este trabajo que ha establecido la existencia de interacciones entre pulgones y hormigas en las que salen beneficiadas las dos especies de animales. "Estas relaciones nunca se habían estudiado en esta parte del mundo y están resultando inesperadas por su complejidad", señalan los investigadores.

Trabajos de granjero y transporte

Nicolás Pérez Hidalgo, científico del Departamento de Biodiversidad y Gestión Ambiental de la Universidad de León, ha explicado a DiCYT que las hormigas actúan como "granjeros" de los áfidos, ya que eliminan hongos y depredadores que amenazan a estos insectos y además les transportan. A cambio, las hormigas obtienen con facilidad melaza defecada por los pulgones que es muy rica en azúcares.

Sorpresas

Aunque este tipo de mirmecofilia por parte de otros insectos es habitual, la novedad de la investigación es que "en Centroamérica nadie había estudiado los pulgones" y los científicos se han encontrado con sorpresas. "Esperábamos que cada especie de hormiga se relacionase únicamente con una especie de pulgón", señala. Sin embargo, se han encontrado con casos como el de Solenopsis geminata, que atiende a ocho especies de áfidos. En total, se han establecido 38 interacciones entre pulgones y hormigas que implican a 19 especies de los primeros y a 29 de las segundas.

En la investigación de Pérez Hidalgo ha colaborado el especialista en hormigas Xavier Espadaler, de la Universidad Autónoma de Barcelona. Este trabajo también es fruto de los estudios que el grupo de Afidología de la Universidad de León viene realizando desde 2008 con William Villalobos Muller, científico de la Universidad de Costa Rica, una labor que ha permitido incrementar un 22% el conocimiento afidológico de Costa Rica, al haber descrito nuevas especies de pulgones en los últimos años.

Diversidad

El estudio de las muestras recogidas, la revisión del material y su análisis siguen dando sus frutos, de manera que la Universidad de León espera próximas publicaciones que incrementen el conocimiento sobre este tema. En general, los científicos han comprobado en los últimos años que la diversidad de áfidos en Costa Rica es muy superior a lo esperado. En teoría, las zonas tropicales albergan muchas menos especies que las zonas templadas del planeta. Sin embargo, los investigadores están encontrando más de las previstas inicialmente y, como en este caso, con relaciones con su entorno variadas y complejas.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.