Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Otras especialidades médicas

Describen un mecanismo celular clave en la progresión del glioblastoma

Investigadores del Instituto Cajal del CSIC han descubierto que las células del tumor cerebral más letal ‘vampirizan’ a las neuronas y causan una reacción que acelera la neurodegeneración. Además, según el estudio, las células tumorales establecen un circuito de retroalimentación para promover su expansión.

Membranas de las células del glioblastoma (magenta) rodean a las neuronas (azul). / Marta Portela

Un estudio internacional liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha descubierto un nuevo mecanismo celular implicado en la progresión del glioblastoma, el tumor cerebral más letal y agresivo del sistema nervioso.

Según este trabajo, publicado en la revista PLOS Biology, las células tumorales vampirizan una ruta de señalización celular clave en el cerebro, lo que desencadena una reacción que acelera la neurodegeneración.

“Las células de glioblastoma forman una red de microtubos tumorales que envuelven a las neuronas y causan neurodegeneración, un proceso que hemos definido como vampirización. Además, las células de glioblastoma establecen un circuito de retroalimentación para promover su expansión”, explica el investigador del CSIC Sergio Casas-Tintó, del Instituto Cajal

El mecanismo descrito en este estudio conduce a la activación de la señalización celular de la vía WNT en las células tumorales. Esta ruta es imprescindible para las funciones normales de cada célula. En las neuronas, es necesaria para que establezcan las conexiones con otras neuronas o con otros tejidos. Pero en los tumores esa ruta promueve su proliferación y crecimiento.

Las células de glioblastoma forman una red de microtubos tumorales que envuelven a las neuronas y causan neurodegeneración

Decadencia neural 

Por tanto, el mecanismo descrito está implicado en la producción, infiltración y mantenimiento de los microtubos tumorales y puede explicar tanto la progresión tumoral dependiente de neuronas como también la decadencia neural asociada con el glioblastoma.

“La activación de la vía WNT en estos tumores se asocia con un mal pronóstico. La enfermedad se caracteriza por déficits neurológicos progresivos. Sin embargo, aún no se sabe si estos síntomas resultan del daño directo o indirecto a las neuronas”, añade el investigador del CSIC.

“El glioblastoma es el tumor cerebral más mortífero. Los pacientes sobreviven 15 meses de media y menos del 5 % consigue sobrevivir cinco años. Por ello, es necesario el estudio en detalle de los mecanismos que gobiernan la progresión del glioblastoma”, concluye Casas-Tintó.

Referencia bibliográfica:

Marta Portela, Varun Venkataramani, Natasha Fahey-Lozano, Esther Seco, Maria Losada-Perez1, Frank Winkler and Sergio Casas-Tintó. Glioblastoma cells vampirize WNT from neurons and trigger a JNK/MMP signaling loop that enhances glioblastoma progression and neurodegeneration. PLOS Biology (2019). 

Fuente:
CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Publicado el primer mapa genético de la corteza cerebral

Un nuevo estudio de la revista Science identifica por primera vez variantes genéticas que influyen en las diferencias individuales de la corteza cerebral y cómo se relacionan con el riesgo genético de trastornos como la depresión o el TDHA. Los resultados están disponibles para que la comunidad científica pueda seguir avanzando en el conocimiento de la anatomía y funcionamiento del cerebro.

Alt de la imagen
Identifican un circuito de regulación inmunológica que podría provocar inflamaciones oculares

Investigadores de España y EE UU han identificado un circuito de regulación inmunológica ocular que está mediado por un subtipo de células endoteliales. El hallazgo da información importante para la comprensión y tratamiento de enfermedades que provocan ceguera. El estudio se ha llevado a cabo con ratones transgénicos.